Los Pumas sumaron otra derrota

El seleccionado argentino de rugby cayó por 45 a 20 frente a Australia en un encuentro correspondiente a la cuarta fecha del Rugby Championship que se disputó en el GIO Stadium de Canberra y de esta forma sumó su cuarta derrota consecutiva en el certamen que reúne a los cuatro mejores equipos del hemisferio Sur

Después del duelo ante Nueva Zelanda, en el que combinaron un buen primer tiempo con 40 minutos mucho menos lucidos, Los Pumas afrontaban este duelo con la esperanza de cortar la mala racha ante un adversario mucho más terrenal que el de la semana pasada.

El arranque no fue para ilusionarse, ya que antes de los 2 minutos los Wallabies ya habían merodeado el ingoal rival, pero una buena defensa argentina había impedido el try. De todos modos, y tras un sostenido manejo de balón, los locales forzaron un penal por una marca en offside y Bernard Foley, de frente a los palos, puso el 3 a 0.

Sin embargo Argentina se mantuvo en juego, consiguió igualar con un penal de Nicolás Sánchez y redobló la ofensiva ante una sólida defensa de los australianos. Con paciencia y en una maniobra de 14 fases, el conjunto dirigido por Daniel Hourcade llegó al try a través de Martín Landajo a los 22 minutos. Tras un breve período de misterio, ya que el árbitro consultó el TMO antes de validar la jugada, Sánchez convirtió y estableció el 10 a 3.

En desventaja, los australianos reaccionaron y tardaron 7 minutos en emparejar otra vez el marcador con una jugada a pura velocidad y aprovechando todo el ancho de la cancha que terminó con Israel Folau apoyando muy cerca de la bandera derecha. Foley, implacable, dejó el marcador 10 a 10.

El segmento final de la etapa se mudó otra vez a territorio australiano. Emiliano Boffelli intentó quebrar el empate con un penal, pero no fue preciso. Lo consiguió Sánchez con su pie derecho, a cinco minutos del descanso. Volvió a intentarlo el tucumano, pero su patada salió apenas desviada. Así, los argentinos cerraron el primer tiempo en ventaja 13 a 10.

El arranque del segundo período fue muy impreciso, en el que los dos equipos tuvieron dificultades en el manejo y el traslado de la pelota y se repartieron errores para todos los gustos. En esa marea de fallos, los Wallabies, que esta este duelo sumaban dos derrotas frente a Nueva Zelanda y un empate con Sudáfrica, aprovecharon un scum a cinco metros del ingoal y llegaron a un nuevo try a través del pilar Sekope Kepu a los 8 minutos. La conversión de Foley adelantó a los locales 17 a 13.

El empuje australiano siguió dando frutos y a los 12 minutos el anfitrión volvió a quebrar el ingoal argentino a través de Folau. El certero pie derecho de Foley estiró la renta de los dirigidos por Michael Cheika a 24-13.

Tras 15 minutos de vacilación, Los Pumas lograron domar el temporal y buscaron rápido descuento que impidiera que el partido se les escapara definitivamente. Dos veces estuvieron a centímetros del try, pero no pudieron concretar, una ventaja que no se puede dar a este nivel.

Esa pequeña luz que había encendido la reacción argentina se apagó rápido y los australianos impusieron su superioridad en los 10 minutos finales, ayudados por la ventaja numérica de la que gozaron por la tarjeta amarilla que vio Enrique Pieretto (había reemplazado a Nahuel Tetaz Chaparro).

Primero fue Will Genia quien vulneró el ingoal argentino a la salida de scrum, extendió la ventaja y aseguró el punto bonus para los locales. Enseguida el ingresado Nick Phipps, sustituto de Genia, tomó el relevo y también sumó su try. En ambas ocasiones, Foley no falló en las conversiones.

Con el partido ya liquidado, Matías Moroni logró apoyar y así quebró la sequía de Argentina en el complemento, pero ya era demasiado tarde para ilusionarse. Con el tiempo cumplido, Jordan Uelese firmó el sexto try para el local. Tras un breve pero intensa escaramuza entre varios jugadores, Foley cerró su jornada perfecta (acertó siete de siete intentos a los palos) y selló el 45 a 20 final.

La caída no solo fue la cuarta seguida de Los Pumas en esta edición del Rugby Championship, sino que además estiró el historial negativo de los argentinos jugando en suelo australiano: en sus 14 visitas solo pudieron imponerse una vez (en 1983). La próxima presentación del conjunto de Daniel Hourcade será el sábado 30 de septiembre, cuando recibirá a Nueva Zelanda en el estadio José Amalfitani.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico