"Los vecinos tienen un mal concepto de la familia Nieves, pero no es así"

La prueba testimonial y documental del juicio que se sigue contra Rodrigo Nieves se terminó de incorporar ayer en el marco de la tercera jornada de debate. Se trata del acusado por el homicidio del mecánico Jorge Feliciano Olivera. La Fiscalía pedirá hoy, durante los alegatos que se iniciarán a las 8, que el tribunal lo declare culpable del delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego.

El tribunal que presidie el juez penal Miguel Caviglia y se completa con Mariel Suárez y Martín Cosmaro, le tomó declaración ayer a los testigos de descargo que presentó la defensora Carolina Cruz, tras lo cual se dio lectura a toda la prueba documental que oportunamente ofreció la fiscal general, Camila Banfi.

MAL CONCEPTO

El primer testigo que declaró a favor del acusado recordó que el día del hecho regresó de comprar y pasó por la casa de la familia Nieves a descansar porque sufre de Epoc y es amigo del patriarca de la familia Nieves. Según afirmó, llegó cerca de las 18:30 y se retiró a las 20:55. En todo momento –aseguró—estuvo el imputado Rodrigo Nieves en el domicilio.

“Los vecinos tienen un mal concepto de ellos, pero no es así”, dijo.

La segunda testigo, miembro de la familia, recordó que aquel jueves 3 de enero de 2019 día tomó mate con Rodrigo Nieves y otras personas en la casa y que estuvieron todo el día ahí porque la señora de Rodrigo se sentía mal por su embarazo y agregó que el acusado no maneja autos.

El otro testigo fue un vecino de la familia Nieves, quien mencionó que el día del hecho llegó de su trabajo y había policías secuestrando un Peugeot 206 color azul que estaba en una esquina, pero no supo si ese vehículo pertenecía a la familia Nieves.

El 3 de enero, aproximadamente a las 20, en ocasión en que Jorge Feliciano Olivera se encontraba en el taller mecánico ubicado en calle San Martín y Las Rosas de esta ciudad, junto a su hermano, otra persona y un cliente, según la acusación de Fiscalía arribó al lugar Rodrigo Pedro César Nieves a bordo de un Peugeot 206, frenó afuera del taller, extrajo un arma de fuego por la ventana del conductor y con claras intenciones de dar muerte a Olivera realizó al menos tres disparos hacia el interior del predio.

Como consecuencia del ataque armado efectuado por Nieves, uno de los proyectiles impactó en la cabeza de Olivera provocando su fallecimiento el 6 de enero a las 3:30, siendo la causa de muerte un “traumatismo contuso penetrante en cráneo producido por herida de arma de fuego”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico