Macri quiere recortar transferencias a la Patagonia por 140 mil millones de pesos

El Gobierno nacional analiza recortar todas las transferencias a la Patagonia para ahorrarse 140 mil millones. Afectaría los reembolsos a puertos patagónicos; el plus que se paga en planes sociales, jubilaciones y asignaciones familiares; los subsidios a energía y transporte; y también la obra pública.

El 15 de septiembre, el presidente Mauricio Macri debe enviar el Presupuesto 2019 al Congreso de la Nación. Sin embargo, esta vez no será una tarea sencilla ante las obligaciones que impone el acuerdo firmado con el Fondo Monetario Internacional (FMI), y menos aún en víspera de un año electoral.

En ese marco, ayer trascendió que el Gobierno pretende recortar transferencias a la Patagonia por $140 mil millones. Así lo dio a conocer La Política On Line (LPO), un portal de noticias que maneja información precisa de la Casa Rosada.

Según esa versión, Macri presiona a los gobernadores peronistas para compartir el costo del ajuste fiscal que exige el FMI, pero estos pidieron al gobierno que presente una propuesta y discutir en base a ella.

Se debe recordar que el acuerdo con el FMI obliga al Gobierno a incluir en el Presupuesto una baja del gasto que va entre los 200 mil y los 270 mil millones de pesos, para que el déficit primario pase de 2.7% a 1.3% del PBI, como se comprometió Nicolás Dujovne ante Christine Lagarde.

La idea del Gobierno es cortar todas las transferencias discrecionales a la Patagonia, lo que implicaría un ahorro de unos 140 mil millones. El objetivo es ajustar a cero la asistencia al régimen de promoción de la industria electrónica de Tierra del Fuego, los reembolsos a puertos patagónicos, y hasta el plus que se paga en planes sociales, jubilaciones y asignaciones familiares a quienes viven en la Patagonia. Además se quieren cortar programas de salud, educación, empleo o producción que la Nación ejecuta en el país y se hacen sentir en provincias chicas.

TAMBIEN LA ENERGIA Y EL TRANSPORTE

El ministro de economía, Nicolás Dujovne, ya anticipó a los legisladores de Cambiemos que el ajuste se completará con recortes a los subsidios a energía y transporte y a la obra pública. Sin embargo, esto contradice las declaraciones de Rogelio Frigerio (Interior) y Guillermo Dietrich (Transporte) sobre la continuidad de la obra pública, y del ministro de Energía, Javier Iguacel, sobre el freno al recorte de subsidios.

En ese sentido, Iguacel anunciaría una reducción aún más gradual de los subsidios a la energía para paliar los efectos de la devaluación y hasta se analiza la posibilidad de imponer una suerte de tarifa plana para darles “certidumbre” a los usuarios.

Lo cierto es que no será tan sencillo recortar obra pública, porque el presidente promete reemplazarla con Programas de Participación Pública Privada (PPP) pero no convence a todos. Hasta ahora sólo licitó corredores centrales y poco y nada en el interior.

Por lo pronto, esta semana comenzará un contacto entre los ministros de economías de las provincias para coordinar estrategias conjuntas, porque sus jefes no quieren ser abordados de a uno por la Casa Rosada.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico