Marcelo "Gallego" Alvarez: "nunca se deja de aprender"

Ya transita el medio centenar de vida, pero al igual que sus colegas de camada, el exarquero del equipo de waterpolo de Diadema aprovecha los tiempos de pandemia para junto a otros exjugadores del deporte acuático hacer la diplomatura nacional en entrenador de categorías formativas. "La idea es devolver con trabajo el deporte inicial de uno", sostuvo.

Hace poco más de 25 años, Comodoro Rivadavia fue sinónimo de potencial en lo que se refiere al waterpolo federativo. En ese entonces, la pileta de Diadema Argentina y Huergo supieron forjar a los mejores exponentes de la Patagonia.

Luego vino una baja en la participación de equipos a nivel nacional, aunque nunca dejaron de salir jugadores/as que emigraron para crecer en el deporte acuático.

Por ello, y en vistas de la inversión estatal y privada que se están realizando para tener más piletas de natación, miembros de la Asociación Comodorense de Waterpolo apuestan a la capacitación para volver a esos tiempos de auge.

“Nunca se deja de aprender. Y si bien parece una frase trillada, la realidad marca que gracias a la pandemia se activaron muchos cursos y la educación a distancia. Lo que nos permite a muchos poder seguir creciendo”, comentó el profesor de Educación Física Marcelo “Gallego” Alvarez a El Patagónico.

Para el docente, capacitarse como entrenador en waterpolo es un vuelta al primer amor, que inició deportivamente a los 12 años cuando jugó por primera vez en un Encuentro Intercolegial representando a su escuela 115 de Km 27.

“La idea es devolver con trabajo el deporte inicial de uno. Si me preguntás por waterpolo, para mí siempre va a ser Diadema. Ahí me formé y luego supimos (junto con jugadores de Huergo y otras localidades patagónicas) jugar dos torneos nacionales. Hoy en día hay una fuerte inversión en contar con nuevos espacios para el desarrollo de la actividad. Y uno tiene que estar actualizado para poder promocionar el deporte”, recalcó el referente de Vytal Fitness, el box de entrenamiento de Km 5.

La diplomatura nacional universitaria es auspiciada por YMCA, dura un año, y en Comodoro es cursada por cinco personas, entre quienes se encuentra el guardavidas y profesor de Educación Física.

“Siempre estuve relacionado como preparador físico al fútbol (NdR: Petroquímica y Unión San Martín Azcuénaga pero con la pandemia se paró toda la actividad y surgió esta posibilidad de capacitarse. Que en mi caso particular lleva el objetivo de poder combinar equipos de trabajo en las formativas del waterpolo y poder volver a las competencias federales”, sintetizó.

A la capacitación se le suma la proyección de contar con dos natatorios más en lo que sería el presente año a inaugurar. En tanto que en zona norte se estudia la proyección de dos escenarios más en la zona norte de Comodoro Rivadavia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico