Más de 73 mil personas todavía permanecen desplazadas en Japón a 7 años del tsunami

Un total de 73.349 personas siguen alojadas en casas temporales, residencias de familiares y centros hospitalarios repartidos por el territorio nipón. Tras la crisis nuclear, las autoridades del país asiático establecieron zonas de evacuación obligatoria y áreas de acceso restringido en torno a la central de Fukushima, en función de los niveles de radiactividad detectados.

Más de 73.000 personas permanecen desplazadas de sus lugares de origen en Japón a raíz del tsunami que hace siete años arrasó al noreste de ese país, una tragedia que dejó 18.000 muertos y desaparecidos y de la que se cumplió ayer un nuevo aniversario.

Japón homenajeó a las víctimas con un minuto de silencio a las 14.46 hora local, la misma en la que golpeó el terremoto de 9 grados Richter que desencadenó la tragedia, informó la agencia EFE

El terremoto que se registró con epicentro en el mar frente a la costa nororiental nipona el 11 de marzo de 2011 generó minutos después un tsunami que arrasó poblaciones enteras y golpeó la central nuclear de Fukushima Daiichi.

El agua dejó a la planta sin sistemas de refrigeración, lo que acabó provocando la fusión parcial de los tres reactores que en ese momento se encontraban operativos, provocando el segundo peor accidente nuclear de la historia tras el de Chernóbil (Ucrania) en 1986.

Además del minuto de silencio se realizó una solemne ceremonia en el Teatro Nacional, donde el primer ministro nipón Shinzo Abe aseguró que, tras siete años, puede certificar que “la reconstrucción de la región afectada está mostrando un progreso consistente”.

Sin embargo, a día de hoy más de 73.000 personas continúan desplazadas por los efectos del terremoto, el tsunami y el accidente nuclear de Fukushima.

Un total de 73.349 personas siguen alojadas en casas temporales, residencias de familiares y centros hospitalarios repartidos por el territorio nipón, según las últimas cifras publicadas por la Agencia japonesa para la reconstrucción de la región nordeste del país.

Tras la crisis nuclear de 2011, las autoridades del país asiático establecieron zonas de evacuación obligatoria y áreas de acceso restringido en torno a la central de Fukushima Daiichi, en función de los niveles de radiactividad detectados.

Desde entonces, se han reabierto progresivamente estas áreas tras completar tareas de limpieza y descontaminación radiactiva, aunque muy pocos han querido regresar a sus antiguos hogares por el miedo a que persista la radiactividad y por haber rehecho su vida en otros lugares.

Es el caso de los habitantes de localidades como Namie e Iitate, situadas a entre 10 y 40 kilómetros de la central y cuyas órdenes de evacuación fueron levantadas por el Gobierno nipón en abril de 2017.

De los alrededor de 27 mil habitantes que podrían volver, sólo lo han hecho unos 950 o un 3,5 por ciento, según el Gobierno de Fukushima, lo que además de la reticencia de la población refleja el proceso de despoblación que afecta a las zonas rurales de Japón.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico