Más allá de los gobiernos, las estrategias son siempre las mismas

Un ministro apurado y otro más calmo. La diputada que dio el mal paso. Viceintendente vetado, igual que una licitación que vuelve a enfrentar al municipio con nación.

Para atrás, para atrás

En su fugaz paso por Comodoro el martes, el ministro de Transporte de Nación, Guillermo Dietrich, volvió a exhibir su falta de interés en hablar con la prensa que no considere “amigable”. Esto quedó claro en el “protocolo” que, al igual que al de su anterior visita, montó para que los periodistas estuvieran lo más lejos posible.Fue así como en el puerto a la prensa primero se la tuvo de un lado a otro y cuando en la combi llegaron Dietrich, su par de Agroindustria, Ricardo Buryaile, y el candidato Gustavo Menna, directamente se le prohibió la entrada al muelle de ultramar.Detrás de ese portón no solo quedaron periodistas, reporteros y camarógrafos, sino también concejales y otros funcionarios nacionales como Marcelo Cano. En el medio, con otras caras, físicos y atuendos, el personal de seguridad de Dietrich se plantaba delante de quien fuera con la clásica frase de la empleada pública de Antonio Gasalla: "se van para atrás, se van para atrás".

La perjudicada

La intención evidente de Dietrich era hacer todo rápido, primero para no extender demasiado el eventual contacto con la prensa pero, sobre todo, porque tenía que irse velozmente de Comodoro, ya que tenía que seguir su tarea institucional de campaña en Neuquén. Por esa razón, a la actividad se le impuso un ritmo veloz, casi frenético, similar a los arranques de las películas de Alex de la Iglesia.La "corrida" tampoco estuvo bien pensada porque en la única parada que hicieron los funcionarios como para que los fotógrafos capten alguna imagen, se hizo a contraluz. La más perjudicada por este ritmo intenso y sin sentido fue la diputada provincial por Cambiemos, Jacqueline Caminoa, quien no pudo terminar el recorrido. No es que no estuviera en condiciones, sino porque en el arranque de la corrida se tropezó y se dio un golpe de aquellos en el duro suelo portuario.Para la próxima, diputada, recuerde no utilizar tacos aguja si viene el ministro que "de tan vertiginoso- al comienzo de su gestión solía volver en helicóptero todas las noches al country donde tiene su hogar.

Vos no

Así le dijo un personal de seguridad al viceintendente Juan Pablo Luque cuando en el muelle, y luego de haber forzado también su ingreso al mismo, se puso al lado de los ministros para que el fotógrafo oficial de Dietrich retratara su visita al puerto de Comodoro.El viceintendente recordó su representación política pero, pese a dialogar con el ministro, no pudo acceder a esa fotografía en la que sí se ubicó estratégicamente al candidato a la diputación nacional por Cambiemos, Gustavo Menna, y al vicegobernador y candidato de Chubut Para Todos, Mariano Arcioni.Para Luque esa fue la gota que rebalsó el vaso y se fue del muelle dejando atrás a la comitiva. Enfurecido, traspasó el portón que la seguridad había bloqueado y afirmó a todos los presentes que la teórica inauguración del puerto (porque tampoco se hizo acto formal alguno) era solo "una visita de campaña".

Recitado uno

La también veloz conferencia de prensa del ministro Dietrich terminó siendo improvisada ya que no se hizo en el lugar que se había acondicionado estratégicamente y con el sonido adecuado. Resulta que, por el apuro, la comitiva tuvo que detenerse ante los reporteros gráficos locales que no habían podido ingresar al muelle y porque, como ya se dijo, en la anterior parada los funcionarios se habían puesto a contraluz. Por lo tanto, las fotos no servían.Obligado, el ministro respondió lo que se le preguntó siguiendo al pie de la letra el guión que escribe Jaime Durán Barba, que incluyó los ítems: “ahora las obras se hacen”; “el anterior gobierno kirchnerista”; “realidades” y “futuro”.

Uno y otro

Lo que quedó como saldo es la diferencia de lo que es una visita meramente político-electoral, como la de Dietrich, de otra institucional y seria como la que desplegó Ricardo Buryaile, el titular de Agroindustria. Este funcionario se quedó en la ciudad y mantuvo varias reuniones, tanto esa jornada como la siguiente, ya que pernoctó en Comodoro Rivadavia, luego de haber abordado con la Sociedad Rural los temas más importantes de su visita.Buryaile, por otra parte, dio una clara conferencia de prensa, en la que se pudieron hacer preguntas y repreguntas, y luego aceptó con buen tono y sin apuro algunas entrevistas periodísticas personales y no solo las digitadas desde Nación.El ministro tomó nota de algunas particularidades y perjuicios que la política nacional genera en ámbitos como la pesca y sobre todo la cosecha de fruta fina de la cordillera, jaqueada por el ingreso de productos chilenos. Esa última temática, además de haber sido planteada por algunos periodistas, se la hizo saber especialmente la diputada Caminoa, quien el miércoles -hielo y analgésicos mediante- ya estaba recuperada del duro golpe que se dio el día anterior en el puerto.

Sin problemas entre los gremiosEl miércoles cerca de 700 trabajadores estatales, agrupados en varios gremios, protestaron ante Seros por la deuda que Provincia tiene con la obra social que según los cálculos es de 10.000 millones de pesos, y también en contra de la posible transferencia de la caja previsional de Chubut a Nación.Para demostrar la unidad en la lucha, en el lugar hablaron referentes de los distintos gremios: SOEM, APJ, ATE, Judiciales y ATECh. Todos los discursos coincidieron en la preocupación por el estado de la deuda social y se pronunciaron por la unidad en la lucha.En ese clima de camaradería se decidió que la protesta no terminara en SEROS, sino con una movilización por el centro, y así los trabajadores con sus banderas dieron la vuelta por Mitre hasta llegar a San Martín; desde ahí a Moreno, para pasar por la municipalidad y regresar a la obra social por la Rivadavia.Para que quedara bien reflejada la unidad, durante la manifestación se iba parando para que las banderas de los distintos gremios, de manera alternada, encabezaran la marcha y no se quedaran solos adelante los del SOEM que fueron los que comenzaron encabezando la columna. Una buena demostración de que la armonía está lejos de la “armonización”.

Los ausentes

El martes se concretó finalmente el debate entre 5 de los 7 candidatos que competirán el próximo 22 por las dos bancas que Chubut renueva en la Cámara de Diputados del Congreso de la Nación. Los ausentes, como se había adelantado, fueron Mariano Arcioni, de Chubut Para Todos, y Anselmo Montes, del Partido Socialista Auténtico.El candidato del PSA aludió a la necesidad de quedarse en Trelew ese día porque debía seguir de cerca la llegada de las boletas que estarán en los cuartos oscuros de toda la provincia. "Lo siento mucho, quería estar pero esto es vital para la elección. En la anterior tuve problemas y luego no se pudieron solucionar", explicó Montes.El vicegobernador, en tanto, que por la mañana había cumplido funciones institucionales representando al gobernador en la recorrida por el puerto del ministro de Transporte de Nación, Guillermo Dietrich, había indicado que no podía concurrir porque tenía que presidir la sesión de la Legislatura.La sesión, contra todos los pronósticos, se hizo, arrancó y luego se quedó sin quórum cuando algunos diputados se retiraron mientras el FPV quería ingresar los proyectos relativos a Seros. Lo curioso del caso es que la misma no fue presidida por Arcioni, sino por Adrián López.

Los incorregibles

Para el debate, cada uno de los candidatos fue acompañado por su banda de apoyo. Los partidos minoritarios lo hicieron con algunos militantes con banderas, pero los que tienen más predicamento llegaron a la Universidad con redoblantes y muchos cantitos.En ese tono, los que más se hicieron oír fueron los que respaldaban al candidato del Frente para la Victoria, Ricardo Fueyo, quienes no tomaron en cuenta que, en las aulas del frente y del costado de la 102, donde se realizaba el debate, había docentes dando cátedra y alumnos estudiando.Los muchachos no atendieron ni el pedido de los organizadores ni el de los docentes que dieron clases hasta donde pudieron. Tampoco el de su candidato que llegó con lo justo para arrancar el debate y quedó atrapado con la marea que entraba a la sala.Eso sí, hay que destacar, que durante el debate todos se comportaron como corresponde.

Confundido y aturdido

El debate comenzó con la alocución del rector de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, Alberto Ayape, que orgulloso destacó la apertura democrática de la casa de altos estudios para promover el encuentro. El contador se refirió a cada uno de los partidos y sus candidatos y no tuvo problemas hasta que se encontró con el Partido del Trabajo y del Pueblo, que primero presentó como “Del Pueblo y del Trabajo”, y ante la corrección cambió por “Del Pueblo Trabajador”. Finalmente la embocó cuando, corrección de los organizadores mediante, dijo “del Trabajo y del Pueblo”, recibiendo las risas y aplausos del caso.El rector no solo fue interrumpido por estas carcajadas, sino también por uno de los clásicos mensajes, con sonido, que llegan via whatsapp que recibió una persona que estaba entre el público, parece muy cerca del parlante, y entonces comunicó a todos los candidatos y público en general que había recibido un mensaje erótico que le quemó la cabeza a varios.

Todos contra Menna

Pese a que los candidatos eran cinco, como era previsible y ante la ausencia de Arcioni, el debate terminó concentrándose en dos: Ricardo Fueyo del Frente para la Victoria, y Gustavo Menna, de la Alianza Cambiemos, que fue el más apuntado por su pertenencia ideológica y representativa del gobierno neoliberal de Mauricio Macri.Fueyo, luego de protestar por el poco tiempo que tenía, cada vez que pudo cuestionó no solo al gobierno nacional sino a quien defendía estas ideas pero al que, reiteradamente, definió como el "amigo Menna".El abogado radical no se quedó atrás y contestó cada uno de los convites, tanto los de Fueyo como el de los partidos de izquierda, que un poco se cansaron de quedar en el medio de la pelea entre el FPV y Cambiemos.Por ejemplo Emilse Saavedra, del MST, cuando le tocó su turno dijo "yo lo único que quiero es que me escuchen y me dejen hablar", mirando a Menna y Fueyo, y "también que de acá salgamos todos firmando un compromiso para impedir el ingreso de marines a la Argentina y reclamar por la aparición con vida de Santiago Maldonado". Luego del debate, y de los cruces entre Fueyo y Menna, nadie prestó atención al pedido de Saavedra, con lo cual quedó un documento sin firmar.

El pasadoEl momento más álgido del enfrentamiento entre Fueyo y Menna fue cuando llegaron las preguntas libres y, como era previsible, cada uno lanzó un dardo envenenado al otro. Menna, a esta altura parece que cansado de los embates del exconcejal le preguntó por qué el gobierno provincial anterior había permitido, si era tanta la defensa por los recursos hidrocarburíferos, extender los contratos durante 40 años.Fueyo, sorprendido, alcanzó a decir "pero si yo era solo presidente de Chubut Deportes. Yo no manejé eso ni tuve nada que ver", esbozó, para recibir de inmediato "pero tenías responsabilidad política, deberías haber dicho algo, como ahora que reclamas por el camino de Circunvalación y otras obras que no se hicieron en 12 años y queres que se hagan todas en un año y medio".

Del otro lado

El ministro Coordinador de Gabinete, Jerónimo García, arrancó bien su nueva función al abrir el marco de diálogo con los intendentes y jefes comunales de cada una de las localidades de la provincia. Sin embargo, el diputado provincial en licencia debutó mal con sus compañeros de Legislatura al vetar la ley que autorizaba a cada una de las intendencias y comunas rurales a utilizar el 15% de los fondos que les llega del endeudamiento para atender gastos corrientes, como el pago de sueldos y aguinaldos.La ley, impulsada por el FPV, había sido votada de manera unánime, inclusive por el propio García quien ahora, del otro lado del mostrador, descubrió que la normativa contradecía el motivo del endeudamiento y podía hacer quedar mal parada a la provincia.Más allá de que la pelea continuará el martes 17, cuando se supone que el FPV quiera intentar sesionar, García quedó mal parado con sus pares y esto lo complica cuando en poco tiempo tenga que visitar la Legislatura para defender el proyecto presupuestario 2018

Las campañas

Faltan 13 días para las elecciones y queda claro el ritmo de campaña que cada uno de los candidatos decidió -o pudo desarrollar- en este corto mes ya que por ley solo se podía retomar la campaña proselitista desde el 17 de septiembre.Entonado por su performance en las PASO y apoyado sin disimulo por el gobierno nacional, luego del 13 de agosto Gustavo Menna se tomó solo una semana de descanso y volvió a recorrer la provincia. En este tiempo, no solo tocó timbres y golpeó palmas donde no los había, sino que recibió a la vicepresidente Gabriela Michetti, a ministros y hasta entregó aportes del estado nacional, algo que está vedado por ley pero que, parece, bien vale la pena utilizar en campaña.Fueyo siguió con su campaña austera, sin un claro apoyo formal y activo de la cúpula del PJ. Pese a ello, siguió recorriendo la provincia por su cuenta y cargo.El vicegobernador Mariano Arcioni también hizo algo de campaña desde su puesto de representación y no mucho más, esquivando debates para no sufrir embates de los otros dos contendientes con chances. Espera llegar al 22 en esas condiciones, sin recibir muchas críticas y ni hacerse ver tanto. Como si pasar desapercibido fuese su mejor campaña.

Carta documento

Hoy llegará a la intendencia la carta documento firmada por el subsecretario de Viviendas de Nación, Ricardo Delgado, por la que se le ordena al municipio suspender la apertura de sobres del concurso de precios para la repavimentación de 14 cuadras del barrio Juan XXIIII afectadas por el temporal.La misiva fue oficializada el viernes por el subsecretario de Planificación Territorial de Nación, Fernando Alvarez de Celis que, por momentos, dejó su activo rol de funcionario de terreno sin otra intención que ingresar de lleno en la campaña electoral. De hecho, participó el sábado del timbreo de Gustavo Menna en esta ciudad.Desde el municipio, tanto el secretario Abel Boyero como el propio intendente, Carlos Linares, aseguraron que "todo se hizo en regla" y que lo que está pasando es que "el gobierno nacional quiere hacer campaña con el temporal de Comodoro".

Los gastos del temporal

En la intendencia, más que esta carta documento por la apertura de sobres, preocupó el cambio del destino de los 100 millones de pesos que se habían pedido por ATN para atender los pagos a transportistas y maquinistas“El ministro Frigerio decidió que llegue directamente en ayuda a la gente porque además los números no dan. Dijeron que se habían gastado 300 millones y al Tribunal mandaron facturas por 216 millones, de los cuales el 40% no está en regla", afirmó Fernando Alvarez De Celis.Los 100 millones, en consecuencia, se utilizarán para construir a nuevo 20 casas que finalmente se determinó que no se podrán reparar, y para seguir pagando materiales y mano de obra a la gente que, tras el temporal, tiene todavía que reconstruir sus viviendas.¿Quién pagará los trabajos de los maquinistas, avalados o no por el Tribunal de Cuentas? Nadie lo sabe y esto preocupa tanto como lo que sucederá si es que, por su cuenta y riesgo, el intendente y secretarios deciden pagar esas facturas rechazadas por el organismo de contralor municipal.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico