Más de medio millar de personas marchó ayer por Santiago Maldonado y por Iván Torres

En Comodoro Rivadavia ayer se realizaron dos marchas por Santiago Maldonado, quien fue visto por última vez hace dos meses en un violento desalojo que ejecutó Gendarmería en una comunidad mapuche de Cushamen. La primera se efectuó en Km 3 hasta la sede de Gendarmería. La movilización principal tuvo lugar en el Centro y también pidió por la aparición de Iván Torres, en el marco de los 14 años de su desaparición. Más de 500 personas replicaron la convocatoria nacional y la jornada finalizó con un panel en el Centro de Información Pública, donde se reflexionó sobre este tipo de casos en Chubut y las nulas respuestas del Estado y la Justicia.

Ayer se cumplieron dos meses de la desaparición de Santiago Maldonado, en un operativo que ejecutó Gendarmería Nacional en la comunidad mapuche de Cushamen, en tierras del Grupo Benetton. Su familia convocó así a una nueva marcha nacional para pedir su aparición con vida.

Como ocurrió hace un mes, la convocatoria se dividió en dos partes en esta ciudad. La primera concentración se realizó en las calles de Kilómetro 3 y fue impulsada por un grupo de estudiantes de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB). La segunda, en tanto, comenzó a las 16 en la plaza de la Escuela 83, y luego continuó por las calles del Centro, pero con menos acompañamiento que la marcha del 1 de septiembre.

En ese marco, también se pidió por Iván Torres, quien desapareció entre la noche del 2 y la madrugada del 3 de octubre de 2003 en un caso de desaparición forzada ejecutado por la Policía del Chubut y que llegó a juicio oral y público.

Esa segunda concentración contó con la participación de diferentes organizaciones de Derechos Humanos, sociales y políticas que leyeron un documento mediante el cual se exigió la aparición con vida de Santiago y se denunció la violencia institucional de los organismos del Estado.

La movilización, en tanto, comenzó a las 17 por la calle San Martín y contó con la participación de más de 500 personas que acompañaron el recorrido hasta calle Güemes, donde se realizó una parada simbólica en la Seccional Primera y se recordó a Iván Torres.

Precisamente en ese sector se produjo un pequeño incidente que por fortuna no pasó a mayores. Es que la movilización no tuvo el acompañamiento del personal del área de Tránsito municipal y los presentes tuvieron que oficiar de inspectores para que no ocurriera ningún tipo de accidente. Sin embargo, mientras se realizaba la manifestación, un automovilista quiso continuar su marcha por Güemes y tocó a uno de los manifestantes, generando el reproche de la gran mayoría.

PANEL EN EL CIP

Una vez que terminó la manifestación frente a la Seccional Primera, donde estuvo detenido Iván Torres previo a su desaparición, los manifestantes continuaron su marcha hacia el auditorio del Centro de Información Pública.

Allí se desarrolló el panel “Basta de desapariciones: Memoria, Verdad y Justicia”, que contó con la participación de Marcela Muñoz, madre de Hernán Soto; y Juan Rivarola y Alejandra Gutiérrez, quienes fueron víctimas de la última dictadura militar y estuvieron cautivas en un centro de detención clandestino.

La actividad fue coordinada por la Cátedra Libre de Derechos Humanos de la UNPSJB, y comenzó con la lectura de un documento elaborado por la familia Maldonado.

En el escrito se recordó la figura de Santiago y se pidió la renuncia de la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, por considerarse que encubrió pruebas contundentes para encontrar al joven artesano. El pedido fue acompañado con un aplauso generalizado de los presentes.

Uno de los testimonios más conmovedores de la jornada fue el de Marcela Muñoz, quien aún busca a su hijo, Hernán Soto, quien desapareció el 1 de enero de 1997 en el Camping San Carlos.

“Ojalá mi búsqueda por Hernán hubiera contado con todo este acompañamiento, pero esto hace que uno no baje los brazos en la lucha”, indicó.

Asimismo, Muñoz celebró la participación activa de la sociedad y sostuvo que no pierde las esperanzas de encontrar a su hijo. “Mi número es público. Estas movilizaciones son necesarias para hacer escuchar nuestros reclamos porque como mi hijo desaparecieron un montón de personas”, recordó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico