Mató a su hijo pero la perpetua no quedó firme y saldrá con una tobillera

Carlos Domínguez fue condenado a prisión perpetua por matar a su hijo Lucas de una puñalada, el 1 de enero de 2015. Sin embargo, por la falta de resolución de la Corte Suprema de Justicia, en las próximas horas saldrá en libertad, monitoreado con una tobillera electrónica.

Carlos Domínguez quedó tras las rejas el mismo día que cometió el brutal crimen de su hijo, a quien le clavó un puñal en plena vía pública, a la vista de todos, en la localidad rionegrina de Cipolletti.

Un año más tarde fue condenado, pero el fallo no quedó firme y, por ley, Domínguez ya cumplió el tiempo máximo en prisión preventiva. Es por eso que saldría en libertad, aunque por el momento no tiene a dónde ir.

Sus familiares temen por su seguridad, ya que Domínguez les juró que iba a cobrar venganza. Además, recientemente les hizo llegar una amenaza y cuando fueron a denunciar la situación a la Justicia, se enteraron de que estaba por quedar libre.

Los familiares de Domínguez declararon en su contra durante el juicio y aseguraron que el crimen de Lucas fue premeditado. De esta manera, contradijeron la versión del condenado, quien había dicho que actuó en defensa propia.

Los hermanos de Lucas aseguraron que la violencia de su padre estuvo presente siempre en la casa. Uno de ellos contó que a él también intentó apuñalarlo en una ocasión, pero que logró evitar el ataque.

Para la Justicia cipoleña, el caso está cerrado. Domínguez mató a su hijo en total conocimiento de lo que estaba haciendo.

LO ASESINO DE DIA Y EN PLENA CALLE

El crimen de Lucas “Pulmón” Domínguez ocurrió el 1 de enero del 2015 en la esquina de Esquiú y Alberdi, en las 1200 Viviendas. Alrededor de las 12:40, la víctima se cruzó con su padre, Carlos, y mantuvieron una fuerte discusión en torno a una bicicleta de uno de los hijos de Lucas. Allí mismo, el agresor sacó un cuchillo y lo apuñaló. Lucas, de 32 años, tenía tres hijos. Fue trasladado de urgencia al hospital Pedro Moguillansky, pero ya no había nada que hacer. Su papá lo había matado, resumió LMC.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico