Matthysse analiza su retiro tras perder ante Pacquiao

"Ahora voy a ver si sigo o si hasta acá llegué", manifestó el boxeador chubutense quien esta madrugada cayó por nocáut en el séptimo round ante el filipino Manny Pacquiao, quien le arrebató así la corona welter de la AMB.

Desde Malasia, Lucas Matthysse anunció que se tomará un tiempo de reflexión para evaluar como continuará su carrera boxística. “Ahora voy a descansar y voy a ver cómo sigue mi carrera. Si digo que sigo o si hasta acá llegué”, confesó el peleador trelewense, de 35 años, quien durante la madrugada argentina de este domingo perdió por nocáut en el séptimo round el título welter de la Asociación Mundial de Boxeo ante Manny Pacquiao, quien lo mandó tres veces a la lona.

“Ahora quiero volver a mi casa. Y vamos a ver si volvemos al gimnasio. Llegué a lo más alto que un boxeador puede llegar. Peleé y perdí con uno de los mejores libra por libra del mundo. Voy a descansar y voy a ver cómo sigue mi carrera. Si digo que sigo o si hasta acá llegué”, aseguró en diálogo con TNT Sports.

La derrota en Kuala Lumpur fue la quinta en su extenso palmarés, que también registra 39 victorias (36 por nocáut). En la capital malaya defendía la corona que consiguió el 27 de enero de este año, cuando venció por nocáut en el octavo round al tailandés Tewa Kiram en Los Angeles, Estados Unidos.

Respecto a su rival, manifestó: “sabíamos el peleador que veníamos a enfrentar. Estuvo ahí con el jab, como siempre. Entraba y salía muy rápido. Por ahí me até un poco, pero creo que hice una buena pelea hasta donde pude”, expresó Matthysse sobre el legendario pegador filipino, considerado uno de los mejores boxeadores de todos los tiempos.

ARRASADOR

Al sonar la campana, Manny Pacquiao tardó tres minutos en despejar cualquier duda sobre su estado físico. Tiene casi 40 años (los cumple en diciembre), llevaba doce meses sin pelear y es senador en Filipinas, pero disimuló bien su inactividad. Lució como antaño. Velocidad, inteligencia y pegada, así acabó con Matthysse, al que arrebató el Mundial WBA regular (uno de los interinatos de ese organismo) del peso welter.

El argentino llegaba confiado en retirar a la leyenda, pero se vio desbordado desde el inicio. Tres minutos en disipar fantasmas y seis minutos y medio más para poner la pelea de su parte. Con un upper en el tercer asalto el retador sentó a Matthysse. La pelea era suya y solo tuvo que mantener el ritmo y esperar.

PacMan no tiene la misma pegada de antes, no noqueaba desde el 14 de noviembre de 2014 (a Miguel Cotto), pero su pólvora no está mojada. Desenfundó parte de su mejor repertorio en Kuala Lumpur para volver a reinar.

Matthysse fue cauto desde que sonó por primera vez la campana. Quería jugar con su distancia para mantener lejos al filipino, quien sin embargo arriesgaba para entrar en la distancia y siempre pegaba. Marcaba con el jab y percutía con la derecha. Era como un reloj, preciso.

En el segundo asalto Matthysse lanzó más manos y Pacquiao se dedicó a estudiarlo. Con el trabajo hecho pasó a la acción. Había trabajado bien la pelea y sabía que mano haría daño al campeón. Jab para marcar y upper con la mano trasera a la pera. Matthysse al suelo. Sin oposición.

En el cuarto asalto, el filipino le dio un poco de chances a Matthysse. El argentino tomó la media distancia y Pacquiao aflojó mínimamente el ritmo. Era el momento de buscar otro resquicio. Lo hizo. En el quinto asalto, casi al final, encontró dos combinaciones con su mano adelantada. Matthysse tuvo que poner la rodilla en el suelo.

Ya en el séptimo Pacquiao volvió a ir con todo contra su oponente, que parecía tomar aire hasta que a falta de 30 segundos el filipino decidió buscar el golpe letal. Jab para marcar y upper para destrozar. Matthysse hincó la rodilla. Su mente parecía decirle que se levantara, pero su cuerpo le respondía que no podía. Así se quedó arrodillado y el árbitro detuvo la pelea.

Pacquiao volvía a noquear, ganar y reinar. Cuarta corona en el peso welter para un hombre que ha sido campeón mundial en seis categorías diferentes.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico