Miquelarena quedó conforme con el trabajo que le hizo la empresa de Correa

El procurador Jorge Miquelarena y el funcionario Alejandro Sandilo –secretario privado del gobernador Mariano Arcioni– declararon que Juan Carlos "Tato" Ramón –presunto testaferro de Diego Correa– hizo obras para sus casas.

El jefe de los fiscales declaró por escrito y explicó que le pagó $15 mil para terminar una habitación con vestidor. Por su parte el secretario privado del gobernador Mariano Arcioni le encargó una pileta.

Ambos contactos con Dual Core fueron a través de Diego Correa. Los trabajos dejaron conformes a los dos.

El procurador general Miquelarena declaró que Juan Carlos “Tato” Ramón terminó en su casa de Playa Unión una habitación y un vestidor construidos en seco y que el contacto entre ambos lo hizo quien hoy está siendo juzgado, en el marco de la causa “Embrujo”, como cabecilla de una asociación ilícita que hizo negocios espúreos con el Estado provincial durante la última gestión de Mario Das Neves.

Correa era el titular de la Unidad Gobernador y su mano derecha, Diego Lüthers. Ambos son los más comprometidos en este escándalo que estalló el 7 de marzo de 2018.

El tercer imputado en graves aprietos es el contador Federico Gatica, sospechado de blanquear la plata de la que se hacían “en negro” Correa –un expolicía federal al que Das Neves conoció cuando era titular de la Aduana a comienzos del siglo- y su banda.

POR ESCRITO

El testimonio del jefe de los fiscales lo pidió el defensor Omar López y se cumplió por escrito. Se leyó el martes en el juicio, según publicó diario Jornada.

“Conozco a Ramón. Mi esposa Patricia de la Torre es dueña de una casa en Playa (Unión) y en mayo de 2015 proyectamos una ampliación con un presupuesto de 64.527 pesos de mano de obra”, describió la nota.

El trabajo se inició y el constructor original prometió terminar en dos meses. Pero tras varias demoras, debió abandonarlo por razones particulares y se rescindió el contrato.

En febrero de 2016 el matrimonio Miquelarena buscó entre sus conocidos y Correa aportó el número de “Tato”, que llamó al procurador. “A la obra le faltaba el 20%, incluyendo colocación de pisos, terminación de paredes y cielorraso, colocación de artefactos de iluminación y pintura. Ramón me llamó en marzo de 2016 y se ofreció para el trabajo”.

Miquelarena estimó que le abonó 15 mil pesos a quien hoy también está sentado en el banquillo de los acusados.

“No encontré la factura en la documentación de la ampliación pero puedo asegurar que el trabajo se terminó y se pagó”, escribió el jefe de todos los fiscales de Chubut, entre ellos Alex Williams y Omar Rodríguez, quienes llevan la causa “Embrujo”.

UNA PILETA

Alejandro Sandilo, secretario privado del gobernador Mariano Arcioni, declaró que en octubre de 2015 se contactó con “Tato” Ramón para una obra en su casa, que el imputado terminó en diciembre. “Fue una pileta chica, de 4 metros por 3, hecha de material porque el patio era muy chico para colocar una de plástico”, dijo.

Sandilo reveló que la recomendación se produjo en “una comida con mis amigos Diego (Correa) y Natalia (Mac Leod), que me pasaron el contacto. Ellos tenían una pileta similar”.

Para su pileta le pidió presupuesto a Ramón ya que para la obra “saqué un préstamo en el Banco Chubut que todavía estoy pagando”.

“Fue el único trabajo que hizo para mí. Quedé conforme y la obra quedó perfecta”.

Sandilo admitió que no exigió factura y que el presupuesto tenía membrete de la empresa Dual Core.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico