Nación habría desistido de instalar la central nuclear en Río Negro

El Gobierno de Chubut ya había manifestado su oposición a la instalación de una planta nuclear en Río Negro, por el peligro que representaba un proyecto de ese tipo para una zona considerada Patrimonio de la Humanidad como es Península Valdés. Los Obispos de la Patagonia también habían rechazado su instalación, y tras una rotunda oposición del pueblo rionegrino, el gobernador Alberto Weretilneck tuvo que dar marchar atrás en su apoyo al proyecto y salir a decir que iba a respetar la decisión de la gente.

A casi un año de que se conoció la intención del Gobierno nacional de instalar una planta de este tipo en Río Negro, ayer trascendió que la propia administración de Mauricio Macri habría revertido su decisión.

El diario Río Negro aseguró que la intención de Nación es instalar la planta en territorio bonaerense junto a las plantas de Atucha. La medida se habría tomado luego de una charla que el presidente mantuvo con Weretilneck en Villa La Angostura, que no habría dejado conforme al primer mandatario.

“Se esperaba mayor compromiso. No observamos apoyo claro del gobierno para empujarlo. El gobernador opina con muy poca convicción”, admitió un funcionario nacional a ese diario al argumentar la decisión del Gobierno.

Según adujo la misma fuente otro inconveniente es que “la principal oposición -el Frente para la Victoria- está en contra y este proyecto de 9 años, sólo entre elaboración y construcción, trasciende a más de dos gestiones. Por eso, requiere consensos entre los actuales y los futuros gobernantes”.

Lo cierto es que en los últimos días funcionarios de Energía y la Comisión Nacional de Energía Atómica se reunieron con la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, para ratificar el asentamiento en Atucha-Lima (Zarate), donde funcionan dos de las tres centrales argentinas.

De esa forma, se podría avanzar con el convenio chino para la instalación de la planta, aunque en ese sentido vale decir que el mismo viene con cierta demora, ya que la construcción de la cuarta central nuclear, que también va a financiar el gobierno asiático, se pospuso para 2019, cuando inicialmente se pensaba que los trabajos se iniciarían este año.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico