No se renovarán contratos a más docentes y no docentes universitarios

Para muchos trabajadores, la lucha por reivindicaciones ya no pasa por un incremento salarial o por el elevado costo de vida, sino por mantener al menos sus fuentes laborales en medio de las brutales políticas de ajuste del gobierno nacional que se van extendiendo como una gangrena en los sectores más vulnerables de la sociedad.

Los ejemplos más directos se visibilizan en instituciones públicas que dependen del gobierno central, como el caso de las universidades a las que se les congeló los presupuestos a valores del 2023 y aún no recibieron las prometidas partidas de refuerzo que les permita al menos mantener su operatividad por algunos meses.

En Santa Cruz la motosierra de La Libertad Avanza también afecta a la Universidad Nacional de la Patagonia Austral (UNPA) y en el caso particular de la unidad académica Caleta Oliva, el 31 de marzo finalizan los contratos de unos 54 docentes y 15 no docentes, sin posibilidades de ser renovados, precisamente por el recorte presupuestario.

El propio decano, Claudio Fernández ya lo había advertido en el mes de noviembre cuando se convocó a toda la comunidad universitaria a realizar un acto de protesta en el acceso al edificio local, en el cual se dio lectura a un documento de Consejo Nacional de Rectores.

Pero a esa convocatoria solo acudió un minúsculo grupo, porque probablemente muchos descreían lo que anticipaba la fuerza política que encabeza Milei, a la que ahora no pocos llaman “La Miseria Avanza”.

Con el inicio del nuevo lectivo el grueso de los trabajadores universitarios, los alumnos e incluso los gremios de ese ámbito comenzaron a tomar real conciencia del sombrío panorama que se avecinaba y organizaron marchas y actos de protesta, en muchos casos apoyados por agrupaciones sociales y algunos partidos políticos minoritarios.

La última protesta se realizó al promediar la tarde del miércoles en el acceso al edificio universitario donde de desplegaron pancartas y banderas, además de realizarse un abrazo simbólico a las instalaciones.

En ese marco y en declaraciones formuladas al portal digital El Caletense, la vicedecana Viviana Sargiotto dijo que la unidad académica ya no puede seguir funcionando con al presupuesto del año pasado, por lo cual no se podrán renovar contratos de docentes y no docentes y además deberá cerrarse el jardín maternal que viene asistiendo a unos 30 bebes y niños de corta edad, en su mayoría hijos de estudiantes.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico