Otras tres internas ya respiran por sus propios medios

Jessica "La Tona" Aguilera ya se encuentra en condiciones de ser dada de alta del servicio de Terapia Intensiva, mientras que a Juliana Uribe, Laila Nuñez y Gisela Pérez ayer se les retiró la asistencia respiratoria mecánica. La única que aún cuenta con ayuda para respirar en el Hospital Alvear es Nahir Quinteros. A una de las internas le descubrieron un cargador de teléfono celular dentro de un profiláctico que guardaba en sus partes íntimas.

Después de cinco días de intenso trabajo, los profesionales del servicio de Terapia Intensiva del Hospital Regional de Comodoro Rivadavia finalmente ayer les quitaron la asistencia respiratoria mecánica a otras tres internas que fueron víctimas del incendio desatado en la alcaidía el miércoles.
Este diario ya había adelantado en su edición de ayer que Jessica "La Tona" Aguilera fue la primera en ser desconectada de su respirador artificial el domingo a la mañana y que evolucionaba favorablemente, además de colaborar en la recuperación y mostrarse lúcida. Ayer se sumaron a ella Laila Nuñez, Gisela Pérez y Juliana Uribe.
Núñez, procesada por una causa de estupefacientes, el domingo tenía una inflamación broncopulmonar persistente, mientras que Pérez -condenada por robos y conocida como una de las "viuda negra" que pululan en la noche comodorense- recibía medicación por broncoaspiración. Por su parte Uribe, procesada por el homicidio de su expareja hace poco más de un mes, también padecía una infección respiratoria que le demandaba antibióticos.
Ante la mejoría en sus estados de salud, finalmente ayer a las tres se las desconectó de la ventilación artificial y en forma continua se evaluaba cómo respondían.
Según las autoridades médicas del Hospital Regional, que conduce Miryám Monasterolo, la única que contaba hasta ayer a la mañana con asistencia respiratoria mecánica en la sala de terapia intensiva del Hospital Alvear era Nahir Quinteros, condenada a 12 años de prisión por homicidio en grado de tentativa en perjuicio de Laura Berro.
La que ayer se encontraba en condiciones de "externación" -es decir de ser dada de alta del servicio de Terapia Intensiva- era "la Tona" Aguilera, condenada por homicidio y una tentativa. La mujer mostraba mejorías significativas en su estado de salud, por lo que podía ser trasladada a cuidados intermedios.
Trascendió de fuentes policiales que, mientras se le practicaban estudios de rayos, a una de las internas se le halló entre sus partes íntimas un cargador de celular prolijamente doblado dentro de un profiláctico. Como cuentan con custodia permanente, se descuenta que la irregularidad se cometió mientras estaba en prisión.

PERITAJE IGNEO
Mientras tanto, el Ministerio Público Fiscal investiga las causas del incendio en el pabellón femenino y a la vez trata de deslindar responsabilidades entre las internas y, si las hubiese, también entre los celadores que debían velar por su seguridad.
El último viernes, el perito de Gendarmería Nacional, Axel Gómez Correa, secuestró una tapa de calefactor incinerada, además de realizar hisopados y levantar muestras de las paredes del pabellón que solía estar cerrado bajo una puerta reja y un portón, ambos con candados. Los peritos también realizaron una planimetría del lugar, como así también un relevamiento fotográfico.
Los informes preliminares se comenzarán a conocer esta semana, aunque hay estudios en la pericia ígnea que pueden demorar varios días. El Patagónico informó en su edición del sábado que en antecedentes similares en donde hasta perdieron la vida internos que se hallaban en sitios de encierro, jamás se hicieron públicas las causas de los siniestros.
En esta oportunidad la causa está en manos de la fiscal de Asuntos Complejos, Camila Banfi.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico