Otro paro de colectivos complica a Comodoro

Los choferes de Patagonia Argentina iniciaron ayer una retención de servicios por tiempo indeterminado ante el retraso en el pago de los salarios. La medida afectó a trabajadores, estudiantes y a otras personas que salieron ayer por la mañana a realizar trámites y no alcanzaron a tomar el transporte, o desconocían la medida de fuerza. El Ente de Control de Servicios Públicos multó a la empresa.

Taxis y remises ocupados y paradas de colectivos vacías, excepto por algún pasajero rezagado que no se enteró de la posible medida de fuerza o que salió tarde del trabajo y aún esperaba la línea que lo llevara a su casa. Esa fue la postal de ayer en la ciudad luego de que los trabajadores de Patagonia Argentina iniciaran después del mediodía una retención de servicios por el retraso en el pago de sus salarios de septiembre.

La medida de fuerza se hizo sentir en las calles, pero también en las escuelas. Según pudo confirmar El Patagónico, algunos establecimientos sabiendo del inicio del reclamo ayer culminaron antes las actividades del turno mañana e incluso previendo que continuaría hoy, notificaron a sus alumnos que en caso de que ello sea así no tendrán clases hasta el lunes, tal como sucedió con el CUP (Colegio Universitario Patagónico).

El establecimiento secundario de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSBJ) informó de las dos alternativas a sus estudiantes y finalizó ayer sus actividades cerca de las 13. Sin embargo, eso no impidió que algunos estudiantes alcanzaran a llegar a su casa, como le pasó a Morena, quien cerca de las 14 todavía aguardaba que alguien la fuera a buscar en la parada la Rivadavia y Pellegrini.

“Estoy hace una hora y media. Salimos de la escuela tarde y alcancé a venir hasta el Centro. Ahora le avisaré a un compañero o a algún amigo si me puede venir a buscar; tengo que ir hasta La Floresta”, explicó la estudiante. En la Escuela de Arte, en cambio, se dejó abierta la opción de asistir a quienes viven en barrios alejados del establecimiento y no tienen movilidad, y por la tarde la UNPSJB suspendió sus actividades, excepto los finales previstos en la facultad de Ingeniería para quienes pudieran asistir.

MUCHOS CAMINANTES

Lo cierto es que el paro de transporte afectó más allá de las aulas y muchos trabajadores también tuvieron que buscar alguna alternativa para movilizarse, tal como le sucedió a Clara, una trabajadora del supermercado de la calle Pellegrini.

“Recién vengo saliendo. Estuve trabajando hasta las dos. Me habían dicho que podían parar (los choferes), pero después me dijeron que andaban. Así que ahora estoy viendo que me puedan venir a buscar porque no se puede pagar el remis; imposible”, señaló.

A Victoria Mamaní, en cambio, la medida la sorprendió cuando llegó a la parada de San Martín y Güemes, frente al Banco Nación. La mujer no estaba al tanto de la protesta y cuando terminó sus trámites se encontró con que no iba a poder utilizar el colectivo.

“No sabía nada. Vine a las 11:30 desde la Lisandro de la Torre. Ahora estoy esperando la 4 pero hace una hora que estoy. Me quiero ir, pero tendré que ir caminando”, dijo.

Junto a ella también estaba Griselda Leiva, una joven que esperaba el transporte junto a dos hijos. No sabía nada, ella me avisó. Vine al Anses y ahora vine al centro a comprarle pañales a mi bebé. Pero no sé qué haré porque no tengo celular y tampoco plata”, lamentó.

Algunos colectivos ayer circularon después de las 13, una vez iniciado el paro. Franco Fernández, delegado de Patagonia, explicó que luego de que se tomó la medida de fuerza, salieron las últimas unidades y una vez que completaron su recorrido los choferes iniciaron la retención de servicios, sumándose al resto de sus compañeros.

El delegado aseguró que para los choferes “es incomoda la situación” por interrumpir el servicio para la comunidad. Sin embargo, sienten que no les queda otra alternativa. “Nosotros queremos trabajar. Hace cuatro meses venimos peleando con esto. Quedamos en que iban a arreglar y al final nada, seguimos igual, así que vamos a esperar para ver qué respuesta tenemos”, explicó.

Como dijo Fernández, este es el cuarto mes consecutivo en que los choferes de la empresa suspenden el servicio por el retraso en el pago de los haberes. Desde la firman aducen que la demora se debe a la falta del pago de los subsidios del Gobierno provincial y a una deuda por el Transporte Educativo Gratuito (TEG).

En ese sentido ayer el secretario de Gobierno, Máximo Naumann, confirmó que la mora por el TEG asciende a 23 millones de pesos y cuestionó al Gobierno provincial por “la falta de definición política con respecto a los problemas de los comodorenses, así como también la falta de interés en resolver un servicio esencial como es el transporte”.

En tanto, desde Provincia aseguran que la falta de pago se debe a la difícil situación financiera que atraviesa Chubut y piden “un poco de paciencia”, en virtud de que hay demoras con todos los proveedores.

Por lo pronto, ante la falta de información y por la decisión de la empresa, el Ente de Control de Servicios Públicos multó a Patagonia Argentina y todo parece indicar que hoy continuaría la medida de fuerza.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico