Patotean, roban y arrojan a un joven hacia la playa en la Ducós

Julián Andrade, de 20 años, manifestó que había sido "patoteado" por un grupo de hinchas de Boca Juniors que le sustrajeron su teléfono celular y otras pertenencias. Ocurrió el lunes por la noche sobre el paseo costero de la calle Ducós, frente al complejo habitacional Las Torres.
Un grupo de simpatizantes de Boca Juniors que durante la tarde del lunes se manifestaron en conmemoración al día del hincha de ese club, asaltó a un joven que paseaba por el sector. La víctima fue golpeada, despojada de sus pertenencias y luego arrojada al mar. Al estar la marea baja, sufrió importantes escoriaciones en el cuerpo y terminó hospitalizado.
El incidente se registró poco antes de las 22, sobre la calle Ducós, frente al complejo habitacional Las Torres. Según alertaron ocasionales testigos a la policía, un grupo de jóvenes había arrojado a otro al mar. De inmediato salieron dotaciones de bomberos voluntarios, Policía, Defensa Civil y una ambulancia.
Durante los primeros instantes los rescatistas se acercaron a la costa y observaron que la marea estaba en bajamar. No advirtieron ninguna situación extraña, ni pedido de auxilio. Sin embargo, luego de unos minutos y por la zona del santuario de Schöenstatt apareció desde la oscuridad un joven malherido.

NO QUISO DENUNCIAR

Julián Andrade, de 20 años, manifestó que había sido “patoteado” por un grupo de hinchas de Boca Juniors que le sustrajeron su teléfono celular y otras pertenencias. Luego lo arrojaron hacia el mar, pero como estaba la marea baja se golpeó contra la restinga y las rocas.
El joven les aseguró a los rescatistas que comenzó a caminar por la playa y en medio de la oscuridad siguió los muros de ese sector hasta que salió por un costado del santuario.
El herido fue colocado en una camilla y luego subido a bordo de una ambulancia para ser llevado a la guardia del Hospital Regional, ya que presentaba cortes y escoriaciones en el rostro y distintas partes del cuerpo.
Por el hecho, el operativo se extendió varios minutos y el personal de la Dirección de Tránsito se apostó sobre la calle para hacer disminuir la velocidad de los automovilistas hasta que se retiró la unidad sanitaria.
Desde la Seccional Primera informaron que el lesionado estaba en presunto estado de ebriedad y que no quiso radicar la denuncia de lo sucedido. Después que fue atendido en el centro asistencial, el joven se retiró por sus propios medios, ya que solo había sufrido lesiones de carácter leve.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico