"Por ahí a un gendarme se le fue la mano"

El diputado nacional Rodolfo Tailhade pidió ayer la detención de la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, a raíz de las declaraciones que le dio a la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara baja.


El legislador del FpV-PJ exigió al juez federal de Esquel, Guido Otranto, a cargo de la investigación por la desaparición forzada de Santiago Maldonado, que ordene la detención de la ministra y de su jefe de Gabinete, Pablo Noceti.
El diputado explicó que "a las innumerables evidencias surgidas de testimonios, documentos e investigaciones periodísticas como las de Juan Alonso y Ricardo Ragendorfer, entre otros, se suma ahora el reconocimiento explícito de la ministra Bullrich ante la diputada nacional, Victoria Donda, y miembros de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, de que 'por ahí a algún gendarme se le pasó la mano'".
Tailhade acusó a Bullrich y Noceti de encubrir a los responsables de la desaparición del artesano que reside en El Bolsón y que es solidario con la causa mapuche que exige la devolución de las tierras que hoy están en poder de grupos económicos poderosos, como los Benetton o Joe Lewis, el habitual anfitrión del presidente Mauricio Macri cuando descansa en el sur.
Tailhade sostiene que dichos elementos "dan cuenta, por si hiciera falta, de las maniobras encubridoras del crimen por parte de Bullrich, lo cual termina de consagrar un cuadro gravísimo de responsabilidades funcionales por parte de la cúpula de la cartera de seguridad si se tiene en cuenta que también está probado que Pablo Noceti fue quien comandó en persona el operativo represivo contra los mapuches por el corte de la ruta nacional 40 que terminó con la desaparición de Santiago Maldonado".
Tailhade afirmó que el juez Otranto debe ordenar la detención de ambos funcionarios, ya que "son quienes todavía mantienen el dominio de la investigación, y por lo tanto, además de resultar responsables políticos de la desaparición de Santiago, se encuentran en condiciones de ocultar evidencias y obstaculizar la investigación, es decir una de las causales que justifica el dictado de la prisión preventiva".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico