Por chinches, suspenden clases en Escuela Industrial

La Dirección de la Escuela Industrial Nº 1 de Caleta Olivia resolvió suspender la clases a partir de las nueve de la mañana de este martes luego que se constara que numerosos alumnos del turno tarde-noche que acudieron ayer, presentaban sarpullidos en manos, brazos, cuellos y piernas por picaduras de chinches.

Esta es la segunda vez en menos de una semana que las aulas que se quedaron sin alumnos por la invasión de estos insectos que se reproducen rápidamente por su alimentación hematófaga (sangre humana o de animales).

Lo llamativo es que este fue uno de los motivos por que el propio intendente recorrió hace pocos días el edificio ubicado en el barrio Mini Centro, a instancias de quejas de un grupo de padres que también le plantearon otras problemáticas, como el desperfecto de una caldera, falta de insumos para limpieza y desmalezamiento, entre otras.

CHINCHES2.jfif

El jefe comunal ordenó de inmediato que acudieran operarios de la Fundación Santa Cruz Sustentable para realizar tareas de limpieza y un equipo de desinfección de la comuna.

Sin embargo, este último solo fumigó algunas aulas, aparentemente por disposición de un directivo de segunda línea, quedando también en evidencia –de acuerdo a trascendidos que dejaron deslizar algunos padres- que existe una interna dentro del mismo ámbito escolar.

TAREA INCOMPLETA

Respecto a esta escandalosa situación, uno de los padres, de apellido Capuzzello, fue entrevistado por el portal digital El Caletense y comentó que el sábado, cuando el personal municipal se presentó a fumigar, el vicedirector Julio Soto, habría dado instrucciones de que solo se trabaje en un sector.

“No sé qué pasó por la mente del señor Soto en ese momento, pero el solo pidió fumigación de dos aulas", dijo, acotando que las mismas corresponden al sector que da a la avenida Belgrano, pero además pudo saberse que los fumigadores igualmente rociaron el frente del edificio (foto del día sábado tomada por un padre).

De allí que puede entenderse porque no se eliminó completamente plaga de insectos, ya que varios padres difundieron imágenes de las picaduras que acusaron sus hijos que aducen al último turno.

Pero esto no es todo ya que este martes volvieron los fumigadores y no eran más de cuatro.

El Patagónico acudió al lugar alrededor de las 12.30 y aún no habían llegado y cuando este mismo medio retornó poco antes de las 14:00 para tomar una escena fotográfica, el grupo de operarios ya se estaba retirando.

El que parecía ser el encargado dijo socarronamente que el habíamos llegado tarde y que el equipo estuvo trabajando al menos por dos horas, algo que no coincidía con tiempos cotejados por este medio periodístico.

Incluso si fuera cierto lo que dijo en encargado, resulta ilógico que solo cuatro operarios hayan podido realizar una fumigación efectiva en todas las instalaciones de la escuela que ocupan prácticamente una manzana.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico