Por la muerte de Valeria Vivar detuvieron a su pareja y suegra

Por la muerte de Valeria Vivar ocurrida el domingo 24 de enero del 2016 en el barrio Pietrobelli, este lunes la Brigada de Investigaciones detuvo a Lilian Campos (58) y Héctor Gallardo (36), suegra y pareja de Valeria quien fue encontrada sin vida y con una sábana envuelta en el cuello en el interior de su vivienda en el barrio Pietrobelli.

Fuentes policiales confirmaron a El Patagónico que la Brigada de Investigaciones, encabezada por los comisarios Eduardo Chemín y Pablo Lobos, junto con personal de la Seccional Segunda, Sexta y GEOP, en tres allanamientos en distintos puntos de la ciudad, detuvo a Lilian Campos (58) y Héctor Gallardo (36) y secuestró elementos de intereses a la causa.

Se trata de la pareja y suegra de Valeria Soledad Vivar (30) quien fue encontrada sin vida y con una sábana envuelta en el cuello en el interior de su vivienda sobre un pasaje situado sobre la ladera del cerro Chenque, a pocos metros de las calles Saavedra y Formosa.

Desde un primer momento y tal como lo describió este mismo medio existían muchas dudas en torno al presunto suicidio. La pareja y la suegra de la víctima fueron los que avisaron a la policía del hallazgo en esa oportunidad y hoy fueron detenidos.

ALLANAMIENTOS Y DETENCIONES

Una de las diligencias se llevó adelante desde las 6 de este martes en un domicilio ubicado en la calle Ocampo, en inmediaciones de la comisaría Sexta. Allí los investigadores detuvieron a Héctor Gallardo (36), última pareja de Valeria y a quien se le secuestró un teléfono celular.

El segundo allanamiento fue en la calle Formosa al 1.400, domicilio de Lilian Campos (58), suegra de la víctima y madre de Gallardo, quien fue detenida y también se le secuestró su celular. La última diligencia se concretó en calle Código al 646, pero en el lugar no se encontraron elementos de interés.

Ambos detenidos serán sometidos este miércoles en la Oficina Judicial a la audiencia de control de detención y según describieron fuentes oficiales la calificación provisoria es por homicidio doblemente agravado por el vínculo y femicidio.

LA MUERTE DE VALERIA VIVAR

Eran las 5, del domingo 24 de enero cuando la suegra de la víctima, quien vive en la casa vecina, alertó a la policía de que su nuera se habría suicidado. Soledad ya había sido descolgada de un tirante del techo, hallándose en el suelo.

Lo primero que les llamó la atención a los efectivos que llegaron al lugar fue que no hubiera ninguna silla o banco cerca del cuerpo, en la línea del presunto suicidio como lo manifestaron la pareja de Soledad y su madre.

Una fuente oficial sostuvo en aquel entonces: "es difícil que se colgara sola”. La mujer tenía cuatro hijos menores de edad un varón y tres mujeres que por decisión de la Justicia no vivían con ella.

Los investigadores contaban con una serie de antecedentes por denuncias de violencia de género, por lo que de inmediato se abonó la teoría de que la muerte de Vivar podría aumentar la lista de femicidios en Comodoro Rivadavia si se confirmaba que no fue un presunto suicidio, tal como se caratuló la causa.

Los primeros indicios recolectados en el interior de la casa señalaban que era poco probable que Valeria Soledad Vivar se hubiera suicidado. Vivía en pareja y tenía antecedentes de violencia de género.

Durante esa madrugada estuvo bebiendo con su pareja, identificado como Héctor Rubén Gallardo, y dos amigos de éste.

Según la versión de la suegra, su hijo salió con los amigos y cuando regresó encontró sin vida a su pareja. Al presentarse los efectivos el cuerpo estaba descolgado y las evidencias mostraban un manto de sospechas sobre el presunto suicidio.

En ese contexto, la pareja de la víctima fue conducida a la Seccional Segunda y permaneció doce horas en calidad de demorado hasta que concluyeron todas las diligencias judiciales.

Los efectivos en conjunto con personal de la Brigada de Investigaciones allanaron la casa de la suegra de Valeria que reside en el domicilio lindante y además requisaron el vehículo de la pareja.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico