Por qué un joven que denunció a uno de los rugbiers por "agresión" será clave

La testimonial, con la cual se cerrará la segunda semana del juicio por Fernando Báez Sosa, fue catalogada por el abogado Fernando Burlando como "muy interesante".

La segunda semana del juicio a los ocho acusados de matar a golpes a Fernando Báez Sosa se cerrará mañana con las declaraciones testimoniales de dos bomberos voluntarios de Villa Gesell, quienes asistieron a la víctima tras el ataque sufrido frente al boliche “Le Brique”, y de un joven oriundo de Zárate que denunció a uno de los rugbiers semanas antes del hecho por una presunta agresión.

Fuentes judiciales indicaron que esos serán los únicos testigos de la décima jornada de audiencias ante el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Dolores, ya que otros pautados inicialmente para el mismo día fueron desistidos tanto por los fiscales Juan Manuel Dávila y Gustavo García, como por los abogados de la familia de la víctima, Fernando Burlando y Fabián Améndola.

Tras la audiencia de este jueves, marcada por la sorpresiva declaración de Luciano Pertossi (21), el primer imputado que rompe el silencio desde el inicio del juicio, este viernes declararán solo esos tres testigos.

Dos de ellos, Verónica Onieva y Javier Timoteo, son miembros del cuerpo de Bomberos Voluntarios de Gesell, que asistieron a Báez Sosa minutos después de ser atacado frente al local bailable ubicado sobre Avenida 3.

Si bien ambos testimonios estaban previstos para la última semana del juicio, finalmente fueron reprogramados para mañana a partir de las 9, en el primer piso de los tribunales.

Luego será el turno de Pablo Gastón Zapata, un joven de Zárate que semanas antes del crimen de Fernando había denunciado a uno de los imputados por una presunta agresión en esa localidad del norte bonaerense.

“Mañana (por hoy) habrá un testigo de concepto muy interesante y que habla del mismo modus operandi. Queremos generar la convicción en el tribunal de cómo fue el plan. Que fue delineado y que se organizó rápido. Que ya tenían roles predeterminados desde hace tiempo en situaciones de agresividad. Sabían cómo pegar de a dos o tres”, aseguró Fernando Burlando en espera del testimonio de Zapata.

El abogado de los padres de la víctima quiere dejar en claro el modo de actuar de los acusados, que no era nuevo al momento del asesinato de Fernando. "Todo el mundo [en Zárate] sabía qué clase de gente era. Uno ahí se pregunta hasta qué lugar un educador se tiene que meter para evitar una tragedia. Creo que la familia sí sabía. Tendríamos que evaluar quiénes son los responsables de tanto salvajismo. Ver por qué fallan los entrenadores, los colegios, las casas, todo”, expresó.

Embed

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico