Portuarios llevan un mes de huelga en el principal puerto de Chile

Los trabajadores del puerto de Valparaíso, a 120 kilómetros de Santiago de Chile, cumplen hoy 31 días consecutivos en huelga y paralización de la Terminal Pacífico Sur (TPS), una de las instalaciones de tráfico marítimo-terrestre más importantes de Chile.

Cerca de 750 trabajadores exigen mejoras salariales y un bono de término de conflicto que hasta el momento originaron propuestas de la empresa que fueron calificadas como “insuficientes” por parte de los portuarios.

“El conflicto lo sufren nuestras familias, los trabajadores del puerto y de otros puertos, las empresas ligadas al comercio exterior del país y la ciudad de Valparaíso, pero esto no es argumento suficiente para el grupo Von Appen (dueño de TPS)”, declaró hoy el movimiento de trabajadores en un comunicado.

TPS, que moviliza un millón de contenedores de 20 pies al año, ofertó a los trabajadores un bono de 150.000 pesos (unos 220 dólares) para terminar con la huelga, lo cual fue rechazado en la última negociación.

La Cámara Aduanera de Chile calcula que el fisco ha perdido al menos 16 millones de dólares por la paralización de la actividad, ya que, por ejemplo, el 56% de la exportación frutícola del país sale por el puerto de Valparaíso.

Los portuarios han generado cortes de tránsito en las avenidas principales de la ciudad, una de las más grandes de Chile y cotizada plaza de turismo mundial, e incluso amenazan con boicotear la fiesta de Año Nuevo, donde más de un millón de personas llegan a Valparaíso para celebrar el cambio de año.

“Solicité al presidente que intervenga en este conflicto, porque han pasado ministros, intendente, empresa portuaria, y nos ha sido imposible hacer entender a TPS que está en rebeldía hacia el Estado de Chile, que tiene que construir un acuerdo decente que permita que este conflicto se acabe”, señaló el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, a Radio Cooperativa.

El presidente chileno, Sebastián Piñera, mantiene silencio sobre el asunto, mientras que su ministro de Trabajo, Nicolás Monckeberg, sostuvo que el conflicto “le hace un daño a la imagen de Chile", razón por la que instó a la empresa y los trabajadores "a sentarse a conversar”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico