Prades acusó a Eduardo Costa de traicionar a Caleta Olivia

Vehemente y sorpresivo fue el discurso que pronunció ayer el intendente Facundo Prades al inaugurar el período 2018 de sesiones ordinarias del Concejo Deliberante. Su síntesis de obras y actividades institucionales quedó en un plano secundario al descargar lacerantes críticas a opositores, sobre todo contra el senador nacional Eduardo Costa a quien virtualmente acusó de contratar "mano de obra desocupada y barata para amedrentar a mi familia y a mis funcionarios".

Caleta Olivia (agencia)

El intendente Facundo Prades, que hace tiempo se distanció de la coalición política Cambiemos, habló durante unos 55 minutos en la sede del Centro de Residentes Riojanos ante unas 300 personas, entre ellos dos ediles ya que uno se retiró con antelación al discurso y otros dos estuvieron ausentes.

Entre los presentes se encontraban todos los miembros de su gabinete, los diputados provinciales Segio Bucci (por pueblo) y Gerardo Terraz (por distrito), en tanto de los pocos referentes del Frente Para la Victoria se destacó la asistencia de la exsenadora nacional María Ester Labado.

En principio su discurso trasuntó en aspectos que se iban a encarar en el tercer año de su gestión, tras haber procurado en las anteriores generar alternativas con el fin primordial de concluir con deudas históricas” y poner rumbo a un 2018 “con un déficit comunal lo más acotado posible”, resaltando además que Caleta Olivia ya dejó de ser la localidad con mayor déficit en Santa Cruz, rótulo que ahora le corresponde a Río Gallegos.

Consideró también que pudieron superarse “deudas heredadas que nos impedían accesos a planes nacionales, programa de pagos y créditos de proveedoras”, generándose emprendimientos con una salida hacia el futuro y con alternativas válidas y concretas.

EL CASO DE LA MOCHILA

Pero con el transcurrir de los minutos, la voz de Prades fue subiendo de tono al abordar temas personales y cuestiones políticas y judiciales que lo tienen como principal protagonista.

En ese contexto, no eludió referirse al escándalo por la denuncia de corrupción que le pesa ya que enfrenta una causa que se hizo mediática cuando fue filmado llevando una mochila en un hotel de Buenos Aires, recibiendo supuestamente dinero producto de un negociado por la venta de terrenos fiscales a empresarios chinos.

Al respecto dijo que se había presentado a la justicia cuando fue citado y también espontáneamente, aportando toda la documentación que se le requirió porque nada tenía que ocultar y además les recordó a sus detractores que, por más que les pese, existe un principio de inocencia hasta que se demuestre lo contrario.

Más adelante despotricó contra quienes dan “golpes por debajo del cinturón”, citando que esta es una metodología que utilizan “las malas personas”, como la que posteó en una red social un féretro con su nombre.

Por el contario, aseguró que cuando a él le tocó ser opositor siempre lo hizo de manera frontal, no como algunos “que contratan mano de obra desocupada y barata” para atacar “a mi familia y a mis funcionarios, o van a la casa de mi padre para romper muebles, pero les recuerdo que yo ya no vivo ahí”.

También repudió “a los que eligieron el camino de la traición”, recordándoles que “el traidor es mal mirado por propios y extraños” y cuando “se cambia la camiseta y va a otro club, no es bien recibido”, ya que es un sujeto propenso a repetir esa actitud.

Sobre este punto puso un ejemplo de mal gusto al citar que “como decimos los hombres, cuando una mujer le mete los cuernos al marido, seguramente volverá a metérselos”.

En otro pasaje de su exposición dijo que sabía fehacientemente que algunos de sus enemigos políticos “me dieron por muerto” cuando se enteraron de que tenía una enfermedad terminal, en clara referencia al cáncer que le afectó un riñón y tuvo que ser sometido a delicadas operaciones quirúrgicas, padecimiento que aún no ha finalizado porque debe viajar periódicamente a Buenos Aires para superar secuelas de salud.

Con gestos de visible indignación, sostuvo que sus más acérrimos detractores “me pegaron duro por la espalda” y sé que “muchos funcionarios vienen por mí, pero acá estoy, los espero en Caleta, vengan, caminen sus calles y cumplan con lo prometido”.

ADVERTENCIA PARA COSTA

Inmediatamente después develó el nombre de su principal enemigo, asegurando que no le dará la espalda, denunciando púbicamente al senador nacional Eduardo Costa (Alianza Cambiemos), al cual le advirtió que ni se le ocurra atentar contra su familia y sus amigos.

Al mismo tiempo lo acusó de haber trabajado “perversamente para calumniarme y denostarme”, pero sobre todo para perjudicar a la ciudadanía de Caleta Olivia.

Afirmó luego que “nosotros vamos a seguir trabajando por la ciudad” y “no estamos para puteríos”, como es el caso de Costa y otros de sus referentes “que vienen cada dos años para asegurarse sus sueldos” distribuyendo “espejitos de colores” y luego no tienen piedad cuando se producen serios problemas sociales y laborales que dejan a muchos trabajadores en la calle, como si buscaran “que Caleta explote para que explote toda Santa Cruz”.

Vale señalar que esta vez Prades no focalizó sus críticas en los intendentes justicialistas que lo precedieron, aunque igualmente los citó de manera indirecta cuando hizo referencia a la polémica entrega de tierras por parte del actual concejal Rubén Martínez (quien se había retirado del recinto).

En este punto dijo que mientras sea intendente, el municipio “no avalará actos ilícitos”, como ocurrió en etapas anteriores, “ni será rehén de las tropelías de terceros, que aprovechan la necesidad de la gente para concretar negocios inmobiliarios oscuros”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico