Preventiva para el panadero acusado de abusos en Centro de Discapacidad

El Ministerio Público Fiscal, a través de la fiscal general María Tolomei y el funcionario de fiscalía Enrique Kaltenmeier, expuso ampliamente acerca de los peligros procesales subsistentes, para solicitar la prisión preventiva del imputado por varios hechos de abuso sexual denunciados en el Centro de Amigos y Padres de personas discapacitadas mentales (CAPDIM).

La audiencia de control que se llevó adelante hoy en sala de oficina judicial de Trelew. Cabe recordar que las denuncias son contra un expanadero de la institución, que además es pastor de una iglesia, por abusos sexuales, amenazas y malos tratos.

Para la fiscalía, el relato de los hechos y los elementos aportados acreditan la probabilidad de autoría, y están en evidencia los riesgos de fuga y entorpecimiento, por lo que pidieron que se mantenga la medida de coerción mientras dure la investigación. A esto se opuso el defensor Matías Castro, quien rechazó algunos aspectos que hacen a la calificación de los delitos, y solicitó que en todo caso se le otorgue el arresto domiciliario.

Sin embargo, el Juez Marcelo Nieto Di Biasse coincidió con el Ministerio Público Fiscal, al indicar que los elementos colectados permiten suponer que el imputado cometió hechos sumamente graves, aprovechándose de la vulnerabilidad de personas con capacidades diferentes, generando una situación de superioridad que se transforma en algo totalmente deplorable. Hizo lugar a la existencia del peligro de fuga y el entorpecimiento, teniendo en cuenta que la pena no será de ejecución condicional y además amenazó a las víctimas, explicando que debido a la cantidad de hechos debía mantener el control y no encontró mejor manera que la amenaza hacia las perjudicadas.

Consideró luego que el arresto domiciliario no es suficiente e impuso la prisión preventiva en principio por dos meses, permitiendo que en ese lapso se concreten algunas medidas relacionadas con exámenes de sicodiagnósticos y otras que permitan confirmar las evidencias presentadas.

EL IMPUTADO

Al hombre que hacía las veces de maestro panadero en uno de los talleres de CAPDIM, además de presentarse como pastor de una iglesia evangélica, se le imputan varios hechos de abuso en distinto grado en concurso real con hecho de coacción agravada por uso de arma, en carácter de autor. Las funciones en el Centro las llevaba adelante desde hace unos seis años, y se informó que han ingresado nuevas denuncias en las últimas horas, que inclusive datan del año 2014.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico