Prohíben insecticida utilizado en el almacenaje de granos

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) prohibió hoy la importación, comercialización y uso de insecticidas basados en Diclorvós (DDVP), que es utilizado en las instalaciones de almacenamiento de granos y tabaco, para adaptarse a las normas internacionales en materia de residuos de plaguicidas.

"La prohibición aquí dispuesta comienza a regir a los 180 días corridos", establece la Resolución 149/2018 del Senasa, publicada en el Boletín Oficial y que entrará en vigencia mañana martes, por lo que la prohibición quedará efectiva durante los primeros días de noviembre próximo.

La norma obliga además a las empresas del rubro agroquímico que tengan registrados productos que contengan ese principio activo, a declarar sus stocks dentro de los próximos 30 días.

La prohibición se extiende además al Triclorfon, que de todos modos no se comercializa en el país para usos agrícolas.

El Diclorvós es un producto utilizado usualmente para controlar insectos en áreas de almacenaje de granos. Por una Resolución de 2010, la Argentina toleraba hasta ahora un residuo máximo de ese agroquímico de hasta cinco partes por millón en granos almacenados destinados al consumo.

Para justificar ahora la prohibición total, el Senasa argumentó que esos Límites Máximos de Residuos (LMR) "son superiores a los establecidos por los principales países importadores de productos argentinos y de países productores competidores, lo que deja en desventaja comercial a nuestras exportaciones restando competitividad a nuestros granos".

Además, se explica que la disipación de las aplicaciones con Diclorvós requiere aproximadamente 120 días para alcanzar los LMR más exigentes, cuando el grueso de las exportaciones de granos argentinos realizan una travesía de sólo 35 días para llegar a su destino.

El Ministerio de Salud ya había prohibido la utilización del Diclorvós en aerosoles y en formulaciones de venta libre para su uso en los hogares. De todos modos, todavía se permite su uso como “plaguicida de uso exclusivo en Salud Pública”, ya que se ha comprobado su eficiencia frente a la vinchuca, uno de los vectores responsables de la transmisión del Mal de Chagas.

"Los usos como vinchuquicida y en medicina veterinaria son de interés para el resguardo de la salud humana y animal, por lo que resulta conducente adoptar medidas que alcancen únicamente a las cadenas de producción de granos y tabaco, en defensa de importantes mercados para nuestras exportaciones", aclaró el Senasa.

La prohibición en ese segmento se extendió al principio activo Triclorfon porque "puede ser convertido en Diclorvós por metabolismo en las plantas así como por biodegradación en los suelos", según se explicó.

De todos modos, no existen actualmente productos basados en Triclorfon inscriptos en el Registro Nacional de Terapéutica Vegetal.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico