Puigdemont irá el martes al Parlamento español

El presidente regional de Cataluña, Carles Puigdemont, pidió ayer comparecer en el parlamento catalán el martes sin develar si declarará la independencia de forma unilateral, en un intento por sortear un veto de la Justicia española y en medio de fuertes presiones políticas y económicas para que dé marcha atrás a su aventura secesionista.

Mientras Carles Puigdemont se prepara para asistir al Parlamento español, desde el partido anticapitalista Candidatura de Unidad Popular (CUP), el socio del gobierno catalán en el proceso de secesión, el diputado Carles Riera, dijo que no hay “ningún elemento” que haga pensar que no cumplirá con su compromiso.

El Ejecutivo central de Mariano Rajoy, por su parte, se mantiene en la misma posición de firmeza, y exige a Puigdemont que “vuelva al orden constitucional para dialogar”, sin dar todavía ningún paso drástico para abortar el proceso de secesión.

“Este gobierno sabe cuándo tiene que actuar”, remarcó el vocero del Ejecutivo español, Iñigo Méndez de Vigo, en un momento en el que la presión también es máxima sobre el presidente Mariano Rajoy, acorralado entre los sectores que reclaman una intervención inmediata sobre el autogobierno de Cataluña, y los que piden “diálogo” para evitar una catástrofe de consecuencias impredecibles.

El líder del partido liberal Ciudadanos, Albert Rivera, aliado parlamentario que da estabilidad al Partido Popular (PP) de Rajoy, acudió ayer a La Moncloa para reclamarle al presidente del gobierno que aplique el polémico artículo 155 de la Constitución, con el objetivo de intervenir parcialmente en Cataluña para convocar elecciones regionales.

Por el momento, el líder conservador mantiene su negativa, según fuentes de los liberales.

Rivera pide un mayor liderazgo a Rajoy porque considera que ya casi no queda tiempo para impedir la declaración de independencia, pero el presidente no accede a la vía del 155 porque considera que no existe suficiente base jurídica, ya que no existe una ley que regule la aplicación de este precepto que nunca antes se aplicó en democracia.

Por lo tanto, parece estar ganando cada vez más fuerza la opción de recurrir a la Ley de Seguridad Nacional, declarando “estado de emergencia” por decreto para actuar en Cataluña, aunque sobre esta vía también persisten las dudas respecto de cómo llevarlo a cabo, ya que implicaría, además de tomar el mando de la policía, asumir administrativamente el control de todo el territorio catalán, según expertos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico