Ratificaron la prisión de Angel Ibáñez por el crimen de Nahuelmilla

En los tribunales penales de Comodoro Rivadavia se realizó ayer la audiencia de revisión de la prisión preventiva contra Angel Ibáñez, imputado por el homicidio de Alan Nahuelmilla ocurrido entre el 14 y 15 de abril en el Máximo Abásolo. El juez del caso mantuvo la medida privativa que cumple el acusado.

El acto judicial estuvo presidido por el juez subrogante Jorge Odorisio. La fiscal general Camila Banfi recordó que el juez natural de la causa –Alejandro Soñis- otorgó el plazo de un mes para agregar elementos de investigación respecto de la situación del imputado Ángel Ibáñez, quien cumple prisión preventiva.

Por lo tanto, la fiscal solicitó que se mantenga dicha medida sobre Ibáñez por un mes al igual que sus hermanos Marcelo, Kevin y Sebastián.

Banfi se refirió a los informes preliminares del Laboratorio Regional de Investigación Forense sobre pericias de ADN de las víctimas en las viviendas de alguno de los imputados. También argumentó sobre el secuestro de un toallón con manchas de sangre con ADN de Angel.

También mencionó la pericia sobre el teléfono celular del imputado en base a la existencia del peligro de fuga, el modo de ejecución del crimen y los elementos de convicción suficientes para tenerlos como probable coautor del cruel homicidio cometido. Por ello, solicitó que se mantenga su prisión preventiva hasta el 17 de octubre.

En contraposición, el defensor Mauro Fonteñez no concordó con lo solicitado por la fiscal debido a que a su entender “no hubo avances o elementos nuevos para reforzar la teoría acusatoria. Insistió en que rige el principio de inocencia en el proceso, existen dudas de su participación y esas dudas son a favor del imputado.

Sostuvo que los resultados de la pericia son parciales y su defendido no estaba en el lugar del asesinato. Además, recordó que la rueda de reconocimiento dio negativa y ello significa que “es un indicio fuerte”, aseguró Fonteñez. Requirió la libertad de Angel con presentaciones semanales ante la Oficina Judicial.

Pero el juez resolvió mantener la prisión preventiva del imputado por el término de un mes, debido a que el plazo solicitado resulta proporcional. Explicó que subsiste el peligro de fuga a los efectos de cautelar el proceso.

Hay que recordar que el adolescente de 17 años falleció el 15 de abril luego de haber sufrido durante la noche anterior la privación de su libertad junto a un amigo y haber sido sometidos a una serie de tormentos. Ambas víctimas fueron torturadas por varias horas y con distintos métodos violentos, incluidas simulaciones de fusilamiento con armas de fuego.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico