Río Mayo: el acusado de intentar matar a su pareja seguirá preso hasta el juicio

Se trata de Martín Napal, quien permanece detenido en la alcaidía policial de Comodoro Rivadavia. Está imputado de haber ingresado el 19 de mayo de 2018 a la casa de su exnovia, quien perdió un embarazo y la capacidad de engendrar luego de haber sido atacada con un cuchillo.

Por pedido de la funcionaria de fiscalía Rita Barrionuevo, el juez penal de Sarmiento, Alejandro Rosales, resolvió mantener la prisión preventiva de Martín Edgardo Napal (31). Está acusado por el Ministerio Público Fiscal como presunto autor del delito de tentativa de homicidio doblemente agravado. A la vez, el magistrado confirmó que desde el 27 al 29 de mayo, se celebrarán las audiencias de debate oral y público. La primera jornada se desarrollará en la localidad de Río Mayo, donde ocurrió el delito.

De esa manera, en la sala de audiencias de la Oficina Judicial de Sarmiento se realizó ayer una audiencia de revisión de la medida de prisión preventiva contra Napal. El acto judicial fue presidido por Rosales. La fiscalía estuvo representada por Barrionuevo mientras que Napal fue defendido por los abogados de la defensa pública Marcelo Catalano y Gustavo Oyarzun.

El acusado participo de la audiencia mediante el sistema de videoconferencia desde la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia, ya que se encuentra alojado en el pabellón 9 de la alcaidía policial de esta ciudad.

Respecto al mantenimiento de la medida restrictiva de la libertad, Barrionuevo aseguró que no han variado los peligros procesales por las cuales se le dictó la prisión preventiva a Napal.

En consecuencia, repasó los riesgos procesales basados en las características del delito y el peligro de fuga a partir de la pena en expectativa. En este sentido, recordó que desde el inicio del proceso, diferentes jueces intervinieron en las siete revisiones de la medida de prisión. En todos los casos, los magistrados coincidieron en mantener la detención del sospechoso.

Con respecto al plazo, la parte acusadora propuso que se mantenga la prisión preventiva hasta la finalización del juicio oral y público.

En este marco, Oyarzun expresó que discrepaba con la reiteración de los criterios que vienen utilizando las representantes del Ministerio Público Fiscal en esta causa y requirió la libertad inmediata de Napal.

En otro orden, el defensor le pidió al juez la morigeración de la medida y ofreció que el imputado permanezca en el domicilio de uno de sus hermanos en Comodoro Rivadavia, hasta que sea convocado a la próxima instancia judicial.

Napal utilizó su derecho a declarar en esta etapa del proceso. “Le digo a la señora fiscal que se quede tranquila porque yo voy a estar en el debate”, afirmó.

Sin embargo, Rosales resolvió hacer lugar al pedido del Ministerio Público Fiscal. En consecuencia, el acusado continuará detenido hasta la finalización de la etapa de juicio oral y público.

EL CASO

El caso que investiga la Fiscalía ocurrió el sábado 19 de mayo de 2018, alrededor de las 8 en una vivienda ubicada en la calle Rafael De La Fuente, casa n° 2, de la localidad de Río Mayo.

Yohana Teran, embarazada con alrededor de veinticinco semanas de gestación, dormía junto a su hija de dos años, en la cama de abajo de una cucheta. En la habitación, también se encontraba su otro hijo, de cinco años.

Los fiscales señalan que Napal aprovechó esa situación de indefensión, e intentó matar a Teran, quien era su expareja. La apuñaló por la espalada, entre el tórax y el abdomen del lado izquierdo. Para concretar el ataque, según la acusación del Ministerio Público, utilizó un cuchillo de 33 centímetros de largo.

La víctima logro despertarse y comenzó a gritar: “mamá, mamá sácame el chuchillo, sácame el cuchillo”. Su madre llegó de forma inmediata y le extrajo el puñal que la joven tenía clavado en la espalda.

Para los investigadores, Napal escapó por la misma ventana que abrió para ingresar a la casa de su exnovia.

Como consecuencia del brutal ataque, la víctima fue llevada de urgencia al Hospital Regional de Comodoro Rivadavia. Allí los médicos le realizaron intervenciones quirúrgicas para efectuarle una cesárea -el feto estaba sin vida- extirparle el útero y el bazo.

A raíz de esas operaciones, Yohana Teran perdió la capacidad de engendrar. Quedó hospitalizada en terapia intensiva, en grave estado y con riesgo de muerte.

En otro tramo de la pieza de investigación, los acusadores públicos aseguran que Napal, conocía el estado de embarazo de Teran. Ella se lo había comunicado. También se supo que la pareja se había distanciado y se veían esporádicamente.

Con respecto a las características de la relación, se indicó que el acusado tenía una personalidad celotípica. También se señaló que Napal, sospechaba que la niña que esperaba la víctima no era su hija biológica.

En este marco, los acusadores mencionaron que en los años 2016 y 2017, otras dos mujeres presentaron denuncias contra el acusado. En esos casos, las víctimas manifestaron que Napal no aceptaba la finalización de esas relaciones afectivas y desobedeció órdenes judiciales de prohibición de contacto.

Asimismo, la fiscal Andrea Vázquez, confirmó que un informe del Equipo Técnico Multidisciplinario (ETM) diagnosticó al procesado como una persona de conducta transgresora.

A todo esto, la parte acusadora, agregó que durante el ataque a su expareja el imputado sustrajo 500 pesos de una billetera, una radio y un pen drive. Todos los elementos eran propiedad de la madre de la víctima. Los policías encontraron la radio y el pen drive afuera de la casa, tirados en la vereda. En tanto, el dinero nunca fue hallado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico