Se enojó con los padres y se fue de la casa

Tomás Uribe se retiró anoche de la vivienda familiar, en el barrio Mario Abel Amaya, tras enojarse con sus padres. El chico está sin teléfono celular.

La División Búsqueda de Personas de la ciudad pidió la colaboración de la comunidad para dar con el paradero de Tomás Benjamín Uribe, de 14 años. Durante la noche del domingo, el menor se negó a lavar los platos, lo castigaron y le quitaron el celular. Su respuesta fue marcharse de la vivienda de la calle Juan Corti al 400 sin decir cuál sería su destino.

Tomás mide 1,72 metros de altura, tiene contextura física delgada, tez morena, cabello negro corto lacio y usa un aro en la nariz. Al momento de su desaparición vestía pantalón color negro, buzo negro y zapatillas verdes. Cualquier información comunicarse al teléfono 297-4082600 o en cualquier comisaría.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico