Se terminó de incorporar la prueba en juicio por el homicidio de Jurado

La etapa de incorporación probatoria en el juicio por el homicidio del empresario de la carne Orlando Jurado concluyó ayer tras la declaración de los últimos testigos que fueron ofrecidos por las defensas de los acusados Diego Aguirre y Mauricio Fleitas. El lunes se retomará el acto con los alegatos de las partes.

A través de una videoconferencia, declaró ayer el hermano de uno de los imputados y a ello se sumaron otros dos testimonios en la sala de debate de la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia, tras lo cual se avanzó en la incorporación de la prueba documental y pasó para el lunes la etapa de alegatos.

El acto fue presidido por Gladys Olavarría, cuyo tribunal se completó con las jueces Mariel Suárez y Mónica García. La Fiscalía estuvo representada por la fiscal general, Camila Banfi, y la querella por la abogada Karina Jurado. Los acusados Diego Aguirre y Mauricio Fleitas fueron asistidos por Alicia Dramesino el primero, y por las defensoras públicas Viviana Barillari y María Cristina Sadino el restante.

EL CASO

El homicidio de Jurado se registró a las 23:15, aproximadamente, del viernes 10 de febrero del año pasado. El hombre se encontraba en su domicilio y hasta allí llegó el sicario que lo ejecutó en el umbral de la puerta, en la cual quedaron marcas de haber sido forzada. Así lo registró el personal de la Policía Científica.

El asesino pudo haber ingresado por un baldío que se encuentra sobre la calle Olavarría, ubicada en la parte trasera de la vivienda.

La otra opción que señalaron los investigadores fue por el frente, tras escalar las rejas del portón. Lo concreto fue que el autor escapó por esta última zona y muestra de ello fue el rastro de sangre que dejó con una de sus zapatillas, como también los restos de municiones que perdió en el camino y el trozo superior de una barra vertical del portón, de la cual se habría agarrado para saltar.

La víctima recibió un disparo de arma de fuego de alto poder destructivo, como lo es el calibre 11.25. La bala entró por el hombro izquierdo, le atravesó uno de los pulmones y salió por la zona lumbar derecha, quedando el plomo sobre el brazo del sillón del living.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico