Sobreseen a un hombre acusado del abuso de su hija: piden que se investigue a la madre

Del fallo se desprende que la mujer influyó en el relato de la niña. El proceso duró dos años y medios. La magistrada solicitó a la defensora de Menores que indague sobre el vínculo madre-hija. Ocurrió en Cipolletti.

La jueza Sonia Martin falló en favor de un hombre al considerar que su exmujer obstruyó el contacto entre él y su hija. Primero lo denunció penalmente por el abuso sexual de la niña. Como no surgieron pruebas y hubo una revinculación, insistió con una segunda acusación. En la cámara Gesell la niña manifestó que debía declarar lo que su madre le había indicado.

El fallo da cuenta de todo el derrotero que transitó la niña por más de treinta meses. Finalmente, en la segunda cámara Gesell admitió que estaba amenazada y que debía relatar situaciones de abuso sexual, de lo contrario perdería el contacto con la madre.

La magistrada se mostró sorprendida por la maniobra y le pidió al Ministerio Público de la Defensa que tomara cartas en el asunto en el fuero de Familia. Consideró que se encontraban ante un evidente caso de manipulación por parte de una madre, quien pretendía hacerle creer a su propia hija que había sido abusada sexualmente por el padre.

El proceso duró varios años que le generaron un gran perjuicio al demandado. Perdió el vínculo con su hija y parte de su trabajo. Es policía y tras la primera denuncia le sacaron el arma reglamentaria lo que le imposibilitó realizar adicionales, que en Río Negro representan un gran porcentaje del salario de los efectivos.

El pedido de la jueza

Lo más grave fue la manipulación de la madre que quedó expuesta en el fallo judicial. Esto generó una fuerte crítica por parte de la jueza, quien además le solicitó al Ministerio Público de la Defensa que investigue ese vínculo para determinar si la madre es una mala influencia para la niña.

La denuncia inicial se radicó el 10 de noviembre del 2019, pero tres meses después la fiscalía la archivó porque no logró acceder a pruebas que avalaran la denuncia. Más de un año después, en octubre del 2021, el fuero de Familia ordenó la revinculación del padre con la hija que en ese momento tenía 3 años. Hasta entonces no había motivos para mantenerlos alejados.

Inmediatamente la mujer volvió a denunciar al hombre por abuso sexual contra su hija y solicitó una segunda cámara Gesell para que se escuchara a la niña. La defensa del imputado pidió el sobreseimiento, alegó que el segundo hecho es improbable porque la revinculación se hizo siempre con intervención del equipo técnico del Juzgado de Familia, que son profesionales de la psicología y de otras áreas. Es decir era improbable que se cometiera un abuso delante de funcionarios públicos.

La cámara Gesell

La cámara Gesell se realizó el 28 de julio pasado. En audiencia, la fiscala Rocío Guiñazú explicó que el contenido de esa declaración fue imprecisa y la niña sobre el final de la declaración manifestó que debía contarlo de ese modo sino la iban a llevar con su papá.

La resolución sostiene que “hay un expediente donde se inició una revinculación y en el informe del equipo técnico del Juzgado no hay indicaciones que puedan advertir que la niña estuviera en una situación de riesgo (…) En los abusos sexuales la cámara Gesell es la única prueba y nada ha indicado en este caso”.

La jueza se explayó incluso sobre la prueba e invitó al Ministerio Público a indagar sobre el vínculo madre-hija. “Este legajo se inició cuando ella tenía tres años y la revinculación surgió cuando (la niña) tuvo las entrevistas supervisadas. Es decir, que a los cinco años no tenía contacto con el padre. Obviamente, a esa edad, la influencia materna es muy fuerte y el hecho de que le haya dicho que no iba a vivir más con la madre ha condicionado el relato de la niña, la que a su vez no relata nada de abusos sexuales ni en la primera ni en la segunda oportunidad. Toda esta fundamentación me lleva a concluir que no advierto hechos de abuso sexual, no advierto que la niña esté en riesgo por parte de su padre y no advierto la razones para continuar con esta investigación”, indicó.

Seguidamente le solicitó a la defensora de menores que tome cartas en el asunto: “Me preocupa y pediría a la Defensoría de Menores que por donde corresponda haga una intervención para ver el vínculo de la madre con la niña porque me preocupa que se le esté introduciendo información falsa respecto de abusos sexuales que no han ocurrido.”

Reiteró que se debería arbitrar los medios para controlar y ver si la niña no está en riesgo psicológico con los dichos de su mamá, que no solo la amenaza que si ve a su papá no va a vivir más con ella, sino que también la hace decir cosas como este tipo de abuso sexual”. Finalmente, luego de 30 meses, el hombre quedó sobreseído, la sentencia quedó firme y podrá iniciar una revinculación con su hija.

Fuente: rionegro.com.ar

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico