Solo la mitad de las aulas de la Escuela 738 tiene calefacción

Los directivos del establecimiento educativo del barrio San Cayetano solicitaron, hace más de 15 días, la reparación de una de las calderas al Ministerio de Educación de Chubut. Todavía no hay respuestas y temen que el problema continúe con la llegada de las bajas temperaturas.

La Escuela 738 es la institución donde Jorgelina Díaz y María Cristina Aguilar brindaban clases. Las docentes murieron el 17 de septiembre de 2019 en un fatal accidente en ruta Nacional 3, a pocos kilómetros de Trelew, cuando regresaban a Comodoro Rivadavia luego de haber participado de una movilización en reclamo del pago en tiempo y forma de sus sueldos como trabajadoras estatales. Ese reclamo también incluía mejoras en los edificios escolares.

Los años pasaron, pero los problemas continúan. La calefacción es un problema histórico que registra la institución y no tiene respuesta. La comunidad educativa se encuentra preocupada porque hace más de 15 días se elevó un pedido para la reparación de una de las calderas, que brinda calefacción a la mitad de las aulas, pero hasta la fecha el Ministerio de Educación sigue sin contestar.

“El equipo directivo elevó la solicitud a la delegación administrativa, pero al día de hoy no tenemos ningún técnico trabajando en las reparaciones”, sostuvo Leonardo Moreyra, delegado de la Asociación de Trabajadores de la Educación de Chubut (ATECh), en diálogo con El Patagónico.

“La próxima semana, según el pronóstico, bajan las temperaturas y todavía no tenemos respuestas de la delegación administrativa dependiente del Ministerio de Educación de Chubut. Los estudiantes, docentes y auxiliares queremos tener clases en condiciones dignas y que deberían solucionarse rápidamente con gestión desde la delegación administrativa y el Ministerio de Educación de Chubut en beneficio de nuestra escuela y todas las instituciones escolares que tienen los mismos inconvenientes”, consideró Moreyra.

Para el delegado de ATECh, la ausencia de calefacción preocupa a toda la comunidad educativa y cuestionan la demora para brindar respuestas. “El problema actual es la ausencia de calefacción que, de no repararse, dificultará las clases durante el invierno. Tenemos un problema y la solución tarda en llegar por culpa de la lentitud de gestión del Ministerio de Educación”, cuestionó.

LUCHA HISTORICA

No es la primera vez que la escuela del San Cayetano debe luchar para que se ejecuten obras que permitan brindar una mejor calidad de vida a estudiantes, docentes y auxiliares de Educación. En 2017, después del histórico temporal que azotó a Comodoro Rivadavia, se generó una laguna que se contaminó con residuos cloacales y salitre, lo que afectó la estructura del edificio.

La lluvia pasó, pero el agua seguía ahí. Los días transcurrieron y la situación se fue agravando a tal punto que el agua de la laguna se fue mezclando con líquidos de pozos negros de habitantes de la zona que no tienen el servicio de cloacas. El olor nauseabundo impedía que la comunidad educativa pudiera tener actividades.

La falta de respuestas por parte del Gobierno provincial llevó a las autoridades de la institución y los vecinos a pedir ayuda al municipio. Los años pasaron y recién en 2021 comenzaron los trabajos para canalizar la laguna de agua contaminada que se formó en el patio.

Ahora, la preocupación está puesta en la falta de calefacción y la comunidad educativa teme que llegue el invierno y la mitad de sus aulas no estén aptas para brindar clases.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico