Sugestivo interés de filántropo suizo para comprar 500 mil hectáreas en Santa Cruz

El Parque Nacional Patagonia, ubicado en el noroeste santacruceño con una extensión de 53 mil hectáreas, vuelve a generar fuertes disputas entre sectores políticos, empresarios, ruralistas y referentes de organizaciones ambientalistas nacionales a internacionales. Ello se debe a un proyecto impulsado por Cambiemos a través de la Administración de Parques Nacionales para ampliarlo en otras 500 mil hectáreas, las que quiere comprar el filántropo y millonario suizo Hansjörg Wyss, dispuesto a invertir 85 millones de dólares.

Caleta Olivia (agencia)

Este controversial tema comenzó a tomar cuerpo a fines de 2017 y el proyecto que también incluía la ampliación de otros parques nacionales que existen en Santa Cruz fue “bajado” a la Legislatura por la entonces diputada provincial Roxana Reyes (ahora diputada nacional).

Esto motivó que un grupo de legisladores provinciales concertaran una reunión con varias instituciones en la localidad de Perito Moreno, donde los referentes de la Federación de Instituciones Agropecuarias de Santa Cruz (que nuclea a las sociedades rurales) plantearon su reticencia a la iniciativa ya que ello motivaría que al menos cuarenta productores pierdan sus tierras.

Como resultado de ese encuentro, la Legislatura, por voto mayoritario del bloque PJ-FPV, rechazó que se avance sobre tierras que pertenecen a la provincia y el tema pareció quedar diluido entre la opinión pública, absorbida por constantes conflictos laborales y la crisis económica.

Para poner en contexto este informe periodístico, valer recordar que el Parque Nacional Patagonia (PNP) fue creado de manera oficial en 2014 a fin de proteger especies de la flora y fauna silvestre, tratándose de un área mayoritariamente plana, en zona de meseta, al sur del Lago Buenos Aires, en cercanías de la cordillera de Los Andes.

NACION PROCURA

DESTRABAR ENCRUCIJADA

El Gobierno nacional intenta destrabar ahora esta encrucijada y para ello, según un informe publicado por diario La Nación, el lunes de esta misma semana se reunieron los ministros de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, y de Ambiente, Sergio Bergman, con representantes de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), de la Federación de Instituciones Agropecuarias de Santa Cruz (FIAS), de Parques Nacionales y referentes de Cambiemos en la Patagonia.

Luego de ese encuentro, el presidente de la FIAS, Miguel Obyme comentó que “el gobierno nacional quiere acercar posiciones para poder avanzar con el proyecto y nosotros seguimos pidiendo claridad, honestidad y transparencia” y “que explique cómo se va a garantizar la convivencia entre el Parque Nacional y la producción histórica de los campos” al margen de exigir precisiones sobre su plan de inversión.

Esa reunión había sido convocada de manera urgente luego que sugestivamente apareciera en escena un millonario filántropo suizo

Hansjörg Wyss, quien comunicó al gobierno argentino que estaba dispuesto a comprar las 500.000 hectáreas que se requieren para la ampliación del PNP.

Además daba un plazo perentorio para concretar esa “inversión” como ayuda desinteresada para la preservación del medio ambiente, cual es uno de los objetivos de la filantropía.

CARTA AL SUIZO

Hansjörg Wyss fue amigo del estadounidense Douglas Tompkis, otro polémico empresario, millonario y ecologista fallecido a principios de diciembre de 2015 en un lago del sur de Chile.

El suizo no era conocido en la Argentina, pero su nombre cobró notoriedad hace pocas semanas cuando comenzaron a publicarse artículos periodísticos sobre sus intenciones de aportar los fondos para comprar tierras que permitan la ampliación del PNP.

Este hecho motivó que la FIAS le enviara una carta solicitándole detalles de su propuesta y conocer cuál era su rol en este acelerado proceso que apunta a la expropiación de tierras.

“Nos enteramos que usted fue el ideólogo y que solo le llevó 30 minutos bosquejar lo que sería el mega parque. Imaginamos que a codiciosos operadores y ONG’s no les debe haber llevado más de 15 minutos convencerlo de lo ambientalmente irresponsables que hemos sido los pobladores de esta zona”, le manifestaron con ironía los directivos de la FIAS, de acuerdo a un reporte que también reprodujo el diario La Nación.

En otro de los párrafos de la misiva los productores le señalan: “funcionarios de APN hablaron de las ‘obvias’ bondades que generaría este mega-parque ampliado, pregonando una explosión de turismo que cambiaría el rumbo del desarrollo regional” siempre y cuando se cumpliera una condición excluyente cual es la transferencia de tierras de manera inmediata en base a “una supuesta donación de vuestra parte, de unos 85 millones de dólares”.

No obstante, pusieron en duda que la ampliación del PNP conlleve desarrollo turístico a la región ya que los restantes siete parques nacionales que existen en territorio santacruceño “tampoco han cumplido con el desarrollo del turismo en la provincia”.

Para ejemplificar esa postura le describen a Wyss: “el Parque Los Glaciares creció gracias al aeropuerto del Calafate; los Parques Perito Moreno, Bosques Petrificados y Monte León, no son visitados por casi nadie y éste último en particular, borró 62.000 hectáreas de tierras productivas y las playas de visita de los pobladores de Piedra Buena y Puerto Santa Cruz”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico