Terrenos y una parrilla de lujo en la casa de Correa

En el segundo día del juicio oral y público declararon testigos que dieron cuenta del interés de los imputados por comprar terrenos en la cordillera chubutense y Playa Unión, además de aspectos vinculados con la casa en construcción de Diego Correa aledaña a tres dúplex, en esa villa balnearia.

Nicolás Scandizzo empleado de la Municipalidad de El Bolsón dijo que tenía en venta lotes y que los imputados en nombre de la empresa Dual Cuore realizaron una oferta para adquirirlos. Se trata de seis lotes que sin servicios fueron vendidos en 60.000 pesos, no obstante el ofrecimiento de los interesados en comprar toda la chacra donde se hallaban los terrenos.

No dio muchas precisiones sobre el comprador y que todo se realizó a través de una escribanía. “Era una mujer que se llamaba Daniela Souza”, indicó.

También declaró Claudia Zafaroni con domicilio en la ciudad de Esquel. Se declaró amiga de Diego Correa que le propuso entre los años 2013 y 2014 comprar un terreno en Lago Puelo. “Finalmente no se concretó nada a pesar de que el precio era muy económico. Pero lejos del pueblo, en la zona de Las Golondrinas no daba para poner un instituto de cosmetología como yo pretendía”, indicó.

LOS TERRENOS EN PLAYA UNION

Otro que declaró fue Sergio Ríos, amigo de Diego Correa desde hace unos diez años. Viajó especialmente desde Avellaneda para testimoniar en el juicio. Dijo que en el año 2010 estuvo interesado en comprar un terreno a instancias de Correa, en Playa Unión. Agregó que las gestiones las realizó Correa y que acordaron que le conceda un poder al imputado Jorge Godoy para la realización de los trámites de compra de tres terrenos por un valor de 208.000 pesos.

La sesión de derechos de los terrenos a Correa los hizo por cuestiones matrimoniales. “Diego, con esto no puedo seguir porque me está trayendo muchos problemas”, indicó que le dijo al imputado. Se trata de los terrenos donde Correa luego construyó su casa y tres departamentos. “No tengo ni idea porque a la compra de los terrenos no la realizó directamente Correa. En principio me pareció un lindo lugar para realizar una inversión y construir allí unas cabañitas”, expresó.

En el documento de sesión de derechos exhibido en la audiencia, aparece el nombre de Alfredo Di Filippo en carácter de secretario de gobierno de la Municipalidad de Rawson, ya que se trataba de terrenos municipales que fueron vendidos de manera directa, tal como se expresó de la lectura de la documental exhibida en la audiencia.

LA PARRILLA EN LA CASA DE CORREA

También declaró Diego Fernández, un arquitecto que fue contratado para la ejecución de una costosa parrilla en esa casa que Correa se estaba haciendo en Playa Unión. Se trata de una parrilla especialmente diseñada, que demandó un mes y medio de trabajo. “Era una parrilla con muchos requisitos por lo que había que estar permanentemente con los constructores. No era una parrilla estándar, era de las más lujosas que vino especialmente desde Buenos Aires. Era de tres metros de frente de acero inoxidable. El que me llamó fue Luters. Godoy era el director de la obra. Me pagaron la mitad solamente. Seis mil pesos en efectivo de un total de doce mil que les había presupuestado por mis honorarios”, dijo el testigo.

Luciana Cavalaro es profesora de patín en Trelew. Con su ex marido eran propietarios de la empresa Dual Cuore, creada con el objetivo de armar una empresa constructora que nunca funcionó como tal. Dijo que en el 2013 se divorció de su marido y pusieron en venta la empresa. Expresó que “el interesado en comprarla fue Diego Correa pero a él nunca lo vi. Me estaba divorciando, me desvinculé de la empresa y ya está. Luego leyendo el Boletín Oficial, me di cuenta que los compradores habían sido Natalia Mc Leod y Daniela Souza”.

Ante preguntas puntuales del defensor Fabián Gabalachis, la testigo dijo que esa operación se realizó en el año 2013.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico