Trabaja en un hospital y no la dejaron ingresar a un supermercado

Un supermercado mayorista que cuenta con una sucursal en Bahía Blanca pidió públicamente disculpas a una instrumentadora quirúrgica de un hospital de esta ciudad tras un hecho por la cual no le permitieron el ingreso al local.

Se trata del supermercado mayorista Makro, ubicado en la avenida Cabrera al 4.100, lugar en el que el pasado viernes y según denunció Estefanía Hardoy, de 34 años, no le permitieron el ingreso debido que se desempeña en el Hospital Municipal, lugar en el que dos compañeros del área de enfermería dieron positivo por coronavirus.

"Fui a comprar ahí como todas las personas, estaban haciendo la cola para ingresar con una distancia y había una persona que ponía alcohol en las manos y en el carro y además tomaba la temperatura", afirmó la mujer a la prensa.

Según relató, luego el mismo personal del supermercado le hizo un cuestionario en el cual figuraba "si trabajaba o si tenía contacto con alguien que trabaje en el híper de la Cooperativa, por lo que es dije que no y lo mismo hicieron con el hospital Municipal donde les comenté que sí".

La profesional de la salud dijo que fue entonces que "me pidieron que esperara un rato ya que un supervisor iba a venir hablar conmigo".

"La persona joven, que no se identificó, me hizo el mismo cuestionario y le contesté que trabajaba en el hospital, situación por la cual me pidió que me retire para resguardar al resto de las personas, tanto empleados como clientes", afirmó.

"Me retiré indignada. Uno ve por todos lados las tremendas discriminaciones en Buenos Aires y las cosas espantosas que se hacen en los edificios al personal de la salud, pero nosotros estamos acá en Bahía", afirmó.

A raíz del hecho la dirección del centro asistencial emitió un comunicado en el que expresó "preocupación y profundo rechazo a la discriminación sufrida por Hardoy en el supermercado mayorista Makro, donde no se le permitió ingresar al establecimiento por pertenecer al personal de salud de nuestro nosocomio".

Tras el episodio y en un comunicado a los medios el supermercado manifestó que "la vivida por la señora Hardoy, es totalmente contraria a los valores y filosofía corporativa que Supermercados Mayoristas Makro promueve entre sus trabajadores, siendo esta una empresa que soporta su relacionamiento en base a una guía de respeto, destacando como principales elementos la Inclusión y la Diversidad, conceptos totalmente opuestos a la conducta discriminatoria recibida por Hardoy".

"Este desafortunado hecho nos obliga a extender nuestras más sinceras disculpas no solo a Hardoy, sino al Director del Hospital Municipal de Agudos Leónidas Lucero, Gustavo Carestia y a todo el personal médico y de servicio adscrito a tan prestigiosa Institución, así como también a la respetada comunidad de Bahía Blanca toda", agregó el comunicado firmado ayer por Pedro Balestrini, CEO de la firma.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico