Un ex DT de Newbery al borde de la muerte: "no sabemos cómo sobrevivimos"

El micro que transportaba a Sol de Mayo de Viedma, equipo que milita en el Torneo Federal B, se quedó sin frenos en plena bajada cuando viajaba hacia Bariloche. Un milagro impidió lo peor.

El plantel de Sol de Mayo de Viedma, que se trasladaba a San Carlos Bariloche con motivo de un partido correspondiente al Torneo Federal B, protagonizó una situación de angustia y desesperación durante el viaje luego de un desperfecto mecánico que sufrió el micro, en el que viajaban los jugadores, cuerpo técnico, dirigentes y un periodista.

Alrededor de las 10 del sábado, cuando el colectivo de una joven empresa de la Comarca se encontraba a aproximadamente 150 kilómetros de la ciudad lacustre en la zona de La Rinconada, los frenos dejaron de reaccionar y el chofer tuvo que maniobrar de la manera que pudo para orientar el colectivo hacia la zona de cerros y evitar el sector de precipicios.

El ex técnico de Jorge Newbery y actual DT de esta institución, Luis "Piti" Murúa, dialogó con El Patagónico sobre este momento y relató el minuto de desesperación que vivió junto a los jugadores.

"Fue terrible. El precipicio era como de 200 metros. Nos salvó Dios y la gente que hace fuerza desde arriba para que sigamos estando en este mundo. Fueron cuatro kilómetros sin freno en esas bajadas de caracol a 110 kilómetros por hora. El colectivo cada vez tomaba más velocidad y quedamos arriba de un cerro. Es inexplicable lo que vivimos", comenzó su relato el entrenador que logró el ascenso al Federal B con Jorge Newbery.

Por poco, por muy poco, este último fin de semana no se vistió de luto: "la última curva la doblamos a 110, no lo podíamos creer. En un momento dado el chofer pensó en tirarse del micro porque no sabía qué hacer. Todos los jugadores fueron atrás para esperar el impacto. Nosotros íbamos abajo y ya estábamos todos esperando el golpe".

"Además, toda esa bajada la hicimos en contramano. Los cuatro kilómetros que bajamos sin freno no pasó ni un auto ni camión de frente. Es increíble porque es una zona muy transitada. No subió nadie justo en ese minuto sino no estaríamos contando esta historia", comentó.

Murúa finalizó su crudo relato explicando que luego del minuto de desesperación, quedaron seis horas varados esperando el cambio de micro y que todavía no pueden caen de lo que sucedió. "No se puede creer cómo estamos vivos. Dios nos puso esa loma que tenía un kilómetro de largo y la subimos casi 700 metros. Después nos abrazamos todos porque nadie podía creer como sobrevivimos".

La delegación de Viedma tenía previsto arribar a las 12 del sábado y tras esa situación que le tocó vivir llegó en una combi a las 19 para disputar el duelo frente a Cruz del Sur.

Para la anécdota y los amantes de los resultados, Sol de Mayo, a pesar de los momentos vividos, ganó por 2 a 0 y continúa puntero.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico