Un fiscal pide que se le prohíba a Daniel Scioli la salida del país

El fiscal penal de La Plata Alvaro Garganta pidió ayer que se le prohíba salir del país al exgobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli y se lo inhiba por 189 millones de pesos, en la causa que investiga irregularidades en la contratación de obras públicas.

Una fuente judicial explicó a Télam que el pedido fue formulado a la jueza de Garantías de La Plata, Marcela Garmendia, quien ahora deberá definir si acepta o rechaza la solicitud de la fiscalía.

El vocero detalló que el pedido de Garganta, quien investiga presuntos hechos de corrupción en la construcción de nueve Unidades de Pronta Atención (UPA) durante su gestión, “ingresó al juzgado a última hora de hoy, por lo que Garmendia lo resolverá la semana próxima”.

El pedido de prohibición de salida del país y de la inhibición por 189 millones de pesos incluye también al ex ministro de Salud Alejandro Collia y al empresario Ricardo Estanislao Miller, de quien Garganta sospecha que se vio favorecido por la construcción de las UPAs.

“La magnitud de la presente investigación y la disponibilidad económica de los imputados, recomiendan que a los mismos se les prohíba salir del país sin previa autorización del juzgado a su cargo”, sostuvo Garganta en el escrito al que tuvo acceso Télam.

Para el fiscal, la prohibición de salida del país y la inhibición de bienes “resultan indispensables para garantizar la incolumidad de sus patrimonios, en perspectiva de una eventual condena resarcitoria y/o de decomiso y en otro orden para garantizar su presencia personal en el juicio”.

El exgobernador bonaerense y actual diputado nacional Daniel Scioli declaró el jueves no haber recibido “nunca dádivas de ninguna persona”, al defenderse por medio de un escrito que presentó en su indagatoria ante el fiscal Garganta.

“Nunca he recibido dádivas de ninguna persona”, aseveró el ex mandatario provincial en el escrito que entregó y con el que se defendió de los cargos formulados en su contra en este expediente.

En este sentido, subrayó que “todas las contrataciones” realizadas durante su gestión fueron realizadas “en el marco de la normativa vigente, con el aval y la conformidad de todos los organismos de la Constitución y la posterior aprobación por parte del Tribunal de Cuentas, quienes confirmaron su regularidad”.

El contenido de la declaración de Scioli -que se limitó al escrito, dado que no expuso en forma oral ni respondió preguntas- consignó también que el mandatario provincial negó que se haya “alterado” el procedimiento administrativo del Ministerio de Salud para la provisión de las UPAs en procura de “beneficiar a un proveedor determinado”.

Scioli está acusado de los delitos de negociación incompatible con el ejercicio de la función pública en concurso con tráfico de influencias e incumplimiento de los deberes del funcionario público.

Garganta investiga si en la gestión de Scioli se benefició con contratos de obra pública a la constructora Miller Building International SA, la empresa que construyó las UPA con fondos públicos provinciales.

Además, en el marco de esta causa, se investiga si, al mismo tiempo, la constructora tenía negocios privados con el exgobernador, ya que le alquilaba un predio en Villa La Ñata, Tigre, para montar un emprendimiento hotelero.

En este punto, Scioli planteó que “es totalmente falsa” su supuesta “relación especial con uno de los proveedores”, y consideró que Miller “accedió a menos del 1 por ciento de las obras públicas, licitadas todas mediante concursos públicos y transparentes y según la ley aplicable a cada caso”.

Por otro lado, el ex mandatario provincial subrayó que “jamás” utilizó los helicópteros Robinson R-44-II y Robinson R-44 Raven-II de Miller y añadió: “Hubiese bastado repasar mi agenda pública en ese lapso de tiempo para advertir que en la mayoría de las fechas de los presuntos viajes no me encontraba en Villa La Ñata”.

En ese sentido, presentó evidencia y notas periodísticas que dan cuenta que en las fechas que se le imputa haberse subido en los helicópteros, él se encontraba en otros puntos del país.

“Nunca he recibido dádivas, ni de ese proveedor ni de ninguna otra persona”, aseveró Scioli, quien evaluó que la imputación en su contra “tiene origen en un contrato de alquiler privado entre una sociedad que yo no presidía con una persona especializada en organización de eventos y, luego, con una sociedad que no era proveedora del gobierno provincial”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico