Un perito ofreció información sobre el teléfono celular de Santiago pero fue rechazado

Ariel Garbarz, director del laboratorio de Seguridad de la Comunicaciones de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), aseguró ayer que tanto el juez federal de Esquel, Guido Otranto, como la fiscal federal Silvina Ávila, que intervienen en los dos expedientes sobre la desaparición de Maldonado, uno por averiguación de paradero y otro con la hipótesis de desaparición forzada, se negaron a recibirlo pese a haber viajado desde Buenos Aires para aportar valiosa información a las causas.

Garbarz, frecuente perito de oficio en causas judiciales, sostuvo que Otranto y Ávila rehusaron recibirlo ayer en Esquel cuando pretendía entregar los resultados de un "primer trabajo de geolocalización" del celular que Santiago Maldonado tenía consigo el 1 de agosto y que aportaba "datos de antena y zona" donde fue activado durante 22 segundos un día después de su desaparición.
"Intenté aportar datos de antena y zona donde estuvo el celular de Maldonado el 2 de agosto, pero el juez y la fiscal no quisieron recibirme", aseveró el ingeniero electrónico y en comunicaciones, que viajó a esa ciudad para realizar esa tarea en calidad de perito de las querellas de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) y la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH).
"La fiscal no me recibió ni me dejó aceptar el cargo de perito" pese a que el juez Otranto "respondió a la CPM y la APDH que me propongan como perito de parte, cuando estos organismos le pidieron que me designe como perito de oficio", dijo Garbarz a Télam y agregó: "vuelvo a Buenos Aires indignado".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico