Una verdadera familia "aeronauta"

Osvaldo Santana recuerda con una amplia sonrisa aquellos tiempos en los que los jugadores arancelados siempre negociaban una “prima” antes de firmar el contrato. Era un plus de dinero por el cual se sentaban a charlar la dirigencia y el futbolista. En su caso, Osvaldo terminó casándose con la prima de los hermanos Omar y Enrique Soto, y la anécdota provoca carcajadas instantáneas cuando la cuenta.

“En ese tiempo nosotros estábamos acostumbrados a pedir la ‘prima’. Por ejemplo, antes de firmar, quiero que me den 10 pesos. Yo siempre pedía la ‘prima’, y de tanto pedir la prima, los Soto me terminaron dando la prima, que es mi señora Noemí, su prima hermana”, recuerda entre risas. Con Noemí se casó en 1986 y tuvo a los mellizos Franco y Nicolás, que hoy tienen 31 años.

“Así, terminé siendo parte de una familia tan emblemática para Jorge Newbery, tanto de ellos como jugadores, hasta los padres como dirigentes o utileros, masajistas. Además, hoy tengo dos nueras y dos nietos, Bautista (5 años) por parte de Franco y Lázaro (4 años) por parte de ‘Nico’. Los dos son hinchas de Newbery y las señoras de mis hijos también, así que hemos logrado conformar una familia ‘aeronauta’”, recalca con regocijo.

Y esa familia se extendió cuando Osvaldo se convirtió en el padrino de la hija de un amigo entrañable que le dio Newbery, Víctor “El Pampa” Acosta, otro emblema “aeronauta” que llegó para quedarse. “Yo soy padrino de la hija del ‘Pampa’, Yamila. Los dos veníamos de afuera y nos unimos acá gracias a una gran amistad”, remarca.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico