Vecino del Juan XXIII fue hallado muerto con un golpe en la cabeza  

José "Mingo" Casarelli tenía 50 años y esta mañana apareció sin vida en el patio de su casa. Tenía un golpe en la cabeza y en el último tiempo se juntaba con los trapitos de la zona. Mientras se espera el resultado de la autopsia el caso se investiga como presunto homicidio.

Eran alrededor de las 11:30 horas de este jueves cuando los vecinos de la calle Cayelli, entre Lisandro de la Torre y Del Trabajo, se enteraron de la muerte del vecino “Mingo”. El cuerpo estaba tirado sobre una frazada en el patio y detrás de un antiguo Citroen amarrillo.

La mayoría de los habitantes de la cuadra conocían al hombre. Lo describieron como “muy amable” y era querido por todos porque cuidaba las casas de los vecinos y no tenía ningún tipo de inconvenientes con ellos.

Al conocerse la muerte de “Mingo”, quien yacía en el patio frontal de su vivenda, los vecinos se apostaron sorprendidos sobre la vereda de la casa mientas la policía resguardaba la escena donde estaba el cuerpo.

Un vecino lindante al domicilio de Casarelli concurrió a darles de comer a los perros y fue cuando se encontró con la funesta escena. El primer examen del personal policial de Criminalística indicó que el cuerpo del hombre tenía un golpe en la cabeza, lo que le habría provocado la muerte.

No obstante, los investigadores policiales deberán esperar el resultado de la autopsia forense. A la vez se recolectan otras pruebas y testimonios para sumar al caso. Desde la División Policial de Investigaciones (DPI) afirmaron que la causa se investiga como presunto homicidio.

Según se supo, “Mingo” no tenía un trabajo estable y se dedicaba a changas. También supo realizar trabajos de cuidador de casas en Rada Tilly y en estancias de la zona.

Los investigadores establecieron que el hombre en el último tiempo se juntaba a consumir bebidas alcohólicas con “trapitos” que suelen permanecer en los semáforos de las avenidas Lisandro de la Torre y Polonia, a pocos metros de su casa.

Con el relevamiento de las cámaras de seguridad de la cuadra se podrá reconstruir las últimas horas del vecino de la calle Cayelli, y seguramente con quienes se habría juntado en su casa durante la noche del miércoles y madrugada de este jueves.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico