Vidal dijo que parte de la tecnología de la planta de osmosis ya es obsoleta

En la tarde de este viernes el gobernador Claudio Vidal realizó otra visita sorpresiva a Caleta Olivia y acudió a la planta de ósmosis inversa.

En la recorrida, Vidal pidió tener un informe directo de técnicos y operarios sobre los problemas de operatividad del complejo industrial, utilizado para potabilizar el agua del mar. Cabe recordar que el pasado miércoles quedó inactivo por muchas horas debido a una falla eléctrica en un motor asincrónico.

En este contexto, Vidal admitió - en declaraciones a la prensa - que la situación es preocupante porque parte de la tecnología que se utilizó para su montaje ya está quedando obsoleta.

A modo de ejemplo citó que ya no se fabrican determinados repuestos para motores antiguos y en todo caso hay que buscarlos en el exterior, en tanto que las empresas dedicadas proveer equipos para este tipo de complejos, venden otros mucho más modernos.

“Esta planta funcionó de manera regular en sus primeros ocho meses pero hoy lo hace a solo un 35 % de su capacidad e incluso su toma de agua marina fue diseñada en una forma incorrecta al ubicarla en un lugar que no corresponde”, puntualizó en clara alusión a los varios problemas que se acusaron en ese sistema debido a las fuertes marejadas.

Respondiendo a otra consulta aclaró que ello no significaba que el complejo industrial vaya a ser desmantelado sino que “vamos a buscar una solución para que funcione de la mejor manera posible pero hay que entender que fue diseñado de un modo incorrecto”.

En consecuencia adelanto que la semana próxima retornará a Caleta para mantener una reunión ampliada con autoridades de la empresa provincial de Servicios Públicos Sociedad del Estado y trabajadores de la planta para definir el mejor plan de trabajo que permita optimizar la operatividad de este sistema.

Mientras tanto, insistirá en que se acelere la construcción de un nuevo acueducto desde la zona de pozos acuíferos para asegurar el abastecimiento del vital suministro para esta ciudad “y terminar con algunos negociados que se hacen por la escases de agua”, afirmó, en referencia al comercio de propietarios de camiones aguateros particulares, sin necesidad de nombrarlos expresamente.

Vale señalar que Vidal estuvo acompañado por el intendente Pablo Carrizo y alrededor de las 17:00 se detuvo en el paseo costero para comprar tres sandwichs de lomito en uno de los carritos, delegando al intendente el pago la cuenta que ascendió a 21 mil pesos.

Su presencia en ese lugar atrajo a números vecinos que se acercaron para saludarlo y tomarse selfies (foto). Varios de ellos le realizaron pedidos personales.

PLANTA3.jpg

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico