"Ya es normal que haya 4 o 5 perros en el cajero"

Más de 40 asociaciones vecinales pidieron que se debata sobre medidas que permitan controlar la cantidad de perros en Comodoro.

La superpoblación canina no es un problema nuevo en Comodoro. La situación lleva a que se activen diferentes iniciativas como jornadas de esterilización, pero los perros continúan en las calles y cada vez son más. Es por eso que más de 40 asociaciones vecinales pidieron que se tomen medidas de fondo para tratar de combatir la problemática. Esto llevó a que se presente un proyecto de Emergencia Socio-Ambiental Sanitaria y Agroganadera en el Concejo Deliberante.

En diálogo con El Patagónico, el presidente de la asociación vecinal del Stella Maris, Franco Policiccio, cuestionó que “en Comodoro no se puede caminar por la gran cantidad de canes que hay. Nos preocupa las enfermedades que se pueden generar por esta problemática porque no es algo nuevo. En el barrio estamos con este drama desde el año 98”.

“Lo que pedimos es que se respete la ordenanza vigente y que nos sentemos a dialogar y ver qué nos conviene para seguir conviviendo. Creemos que la salida no es salir a levantar perros por levantar, pero sabemos que con la castración no alcanza porque los perros una vez intervenidos quirúrgicamente siguen en la calle”, agregó.

En este sentido, el vecinalista aseveró que es necesario reacondicionar el dispensario canino para comenzar a encontrar una solución. “Creemos que si hay un dispensario canino, hay que hacerlo funcionar. No sabemos por qué no está funcionando porque tenemos un predio, tenemos los caniles. Entre todos debemos buscar la manera de trabajar en equipo para dar una solución definitiva”, subrayó.

“No estamos pidiendo nada extraordinario. Estamos en contra de la eutanasia pero debemos encontrar un camino de salida a este problema”, añadió.

Policiccio manifestó que desde que se cerró el basural, los animales sin dueño se fueron al barrio. “Nosotros cerramos el basural que estaba cerca del barrio pero la superpoblación de canes llegó al barrio. Son animales que no tienen dueños y que necesitan comer. Me ha tocado ver canibalismo, cómo rompen las bolsas y atacan a los vecinos. Tenemos a Rada Tilly a 10 kilómetros y ellos no tienen estos problemas”, reflexionó.

“Ya pasó a ser normal que si vas al cajero automático, tenes cuatro o cinco perros adentro. Creo que no es una situación normal que convivamos de esa manera”, cuestionó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico