"Ya me escribieron 9 chicas para contarme situaciones similares"

Para la concejal Carol Williams, "un tipo así no cambia, sólo empeora". Su posteó en Facebook expuso al empleado judicial Javier Osvaldo Dean Daw Otero.

“Desde que publiqué eso ya me escribieron 9 chicas para contarme de situaciones similares. Una me dijo que en 2012 sin querer quedó sola con él, la encerró en su habitación y le insistió hasta que su papá les golpeó la puerta y ahí abrió y se fue corriendo. Lo había conocido ese día por amigos en común. Y cuatro me dijeron que también las amenaza también con fotos y videos para que no hablen”, sostuvo Carol Williams, concejal de Trelew que denunció públicamente el martes al empleado judicial Javier Osvaldo Dean Daw Otero.

“Él tiene una manera muy hábil de persuadir a los demás y de aparentar algo que no es. Me terminé de dar cuenta cuando dejamos de estar, pero ya antes se notaba su pensamiento posesivo conmigo”, añadió quien lo acusa de haberla violado hace pocos días.

“Desde ese día estuve pensando si denunciar o no, hasta que me animé. Ese día cuando volví estaba una amiga en mi casa quedándose. Llegué, me bañé y me acosté a dormir en shock. Pensé en no decir nada pero al otro día exploté y le conté todo. Su apoyo y el de mi actual pareja fueron fundamentales para animarme a hablar; sabía que cada vez iba a ser peor por su nivel de violencia psicológica, que cada año era más grande. Eso me decidió a ponerle un fin, denunciar y contarlo, y aunque tengo miedo de que me haga algo siento que después de mucho tiempo soy libre de nuevo”.

Williams añadió en declaraciones a Jornada que “no tengo dudas de que hice lo que tenía que hacer, por mí y por otras pibas. Un tipo así no cambia nunca, sólo empeora”.

Williams aseguró que tuvo apoyo de su espacio político. “Nunca les había contado y se enteraron por la publicación. Están muy mal y se culpan por no haberse dado cuenta de que algo pasaba; la verdad que estoy muy agradecida por su acompañamiento ya que no dudaron en creerme”, dijo.

Indicó que no les había contado porque “me daba miedo por las cosas que tiene de mí. Siempre preferí ignorarlo y esperar que desaparezca su interés por mí en algún momento; con la última situación me di cuenta de que solo iba a ser peor si lo seguía postergando y no hacía algo”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico