Ya pasaron cuatro meses y no instalaron la rampa prometida

Autoridades del Gobierno de Chubut se habían comprometido con la familia de Lautaro Mansutti a instalar una rampa para que pueda cursar sus estudios en la Escuela 749. Pasaron cuatro meses y no han tenido novedades. Lautaro tampoco cuenta con un medio de transporte porque se rompió el auto familiar.

La historia de Lautaro Mansutti se conoció en agosto. Su escasa sensibilidad en las piernas lo obliga a moverse en sillas de ruedas y esto se vuelve una verdadera odisea para cursar sus estudios secundarios en el Colegio Técnico 749, la antigua ENET 1 de Comodoro Rivadavia. Su papá Martín debe subirlo escalón por escalón cada mañana.

Cansados de la situación, la comunidad educativa comenzó a gestionar una rampa de accesibilidad para que Lautaro pueda asistir a clases sin ningún tipo de problema. El propio responsable de Obras Públicas, Daniel Boudargham, confirmó que se instalaría un ascensor, una rampa y una silla hidráulica.

Según el funcionario, el proyecto demandaría 40 mil dólares y aseguró que las tareas estarían finalizadas para el próximo ciclo lectivo. Sin embargo, Boudargham afirmó que en octubre comenzaría la construcción de la rampa para brindar tranquilidad a la familia de Lautaro. Nada de eso pasó.

El joven debe esperar que su papá lo lleve al salón de dibujo o al gimnasio porque no puede subir las escaleras. La secuencia se repite día a día, pese al compromiso de las autoridades provinciales.

El reclamo de la comunidad educativa de la antigua ENET 1 se multiplicó en los últimos días ante la falta de respuestas por parte del Ministerio de Obras Públicas de Chubut.

A ese reclamo se le suma que la familia de Lautaro se quedó sin vehículo, por lo que pidieron apoyo al municipio. El transporte funcionó durante un mes, pero después se dio de baja el servicio. Según la familia, las autoridades les explicaron que el chofer del utilitario que transportaba a Lautaro se enfermó y tiene cuatro o cinco meses de licencia.

De ese modo, la situación se complica cada vez más para que el joven pueda seguir cursando sus estudios en el Colegio Técnico 749.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico