"Zuñiga ordenó que no se metieran en el VIP de la Francia"

Se realizó una nueva jornada en el juicio por incumplimiento de deberes de funcionario, facilitación de la prostitución y cohecho que involucra como principal acusado al ex comisario Alejandro Pulley.

Guillermina Ferreira Almada y Juan Carlos Cuellar Gamboa son los restantes imputados en este juicio, donde este miércoles declararon cuatro testigos, uno de ellos empleado municipal que al momento de los hechos se desempeñaba en la Secretaría de Seguridad.

El testigo refirió que entre los años 2013 y 2016 perteneció a la Secretaría de Seguridad municipal y que luego lo cambiaron de lugar de trabajo por una denuncia que efectuó contra su jefe Antonio Zúñiga, otro ex comisario.

El empleado refirió que se desempeñaba en el sector de Operaciones que tenía entre sus misiones allanamientos, recepción de denuncias, control operativo en whiskerías, control de personal, carnet sanitario y ver si los locales cumplían con las habilitaciones comerciales.

20210916_091130.jpg

Los allanamientos se solicitaban o bien por una denuncia particular o derivación del 0800 y luego de que la policía realizara un informe ambiental y con orden del juez de Garantías. La policía de Investigaciones elevaba entonces el informe a la Secretaría municipal y luego iba al juez.

Sobre el VIP que funcionaba en la calle Francia, la Secretaría de Seguridad solicitó en dos oportunidades informes a la policía, pero ésta nunca contestó. Asimismo, su jefe Zuñiga les ordenó que “no se metieran en el VIP de la calle Francia porque eso lo manejaba la Policía, y lo nombró a Pulley… que no quería tener quilombo con él”, recordó el testigo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico