No entregan aún el cuerpo del hombre atropellado porque ningún médico firma

Hasta la tarde de ayer los familiares de Francisco Lefin seguían esperando la entrega de su cuerpo, ya que la médica del sistema de emergencias que concurrió al lugar del accidente y constató su muerte se negó a firmar el certificado. Argumenta que debe hacerlo un forense. Tampoco hay un médico policial de turno para extender el documento.

Un problema que se reitera en Comodoro Rivadavia es la demora para la entrega del cuerpo de personas fallecidas en forma trágica, ante la falta de médicos policiales. Es lo que sucede con los restos de Francisco Lefin Mardones, quien el viernes murió atropellado en Kilómetro 3. Hasta ayer sus familiares todavía no podían darle sepultura.
Fuentes judiciales confirmaron a El Patagónico que el problema surgió porque la médica del Hospital Regional que constató la muerte de Lefin no quiso firmar el certificado de defunción. Se justificó en que lo tiene que hacer un médico forense, pese a que en este caso no se practicó autopsia.
Mientras, la única médica policial que se desempeña para esa fuerza en Comodoro Rivadavia no se encontraba en esta ciudad hasta ayer. Por lo tanto, nadie se hacía responsable de firmar el certificado para entregar el cuerpo a los familiares.
Hasta la tarde de ayer el cuerpo seguía depositado en la morgue sepultura, ya que en pleno fin de semana tampoco primó el sentido común de ninguna autoridad competente para solucionar el problema.
El accidente donde perdió la vida Lefin, se produjo el viernes alrededor de las 15 sobre la Avenida Del Libertador –tramo urbano de la ruta Nacional 3-, frente a la Comisaría Mosconi.
El empleado municipal de 66 años fue atropellado por una Toyota Hilux guiada por Mariano Benegas, quien circulaba en sentido sur-norte.
Según la investigación judicial, el peatón quiso cruzar la ruta varias veces desde el bulevar hacia la estación de servicio. Amagó varias veces y cuando se decidió fue arrollado por el automovilista.
Fuentes oficiales confirmaron que Lefin estaba con su esposa, quien momentos instantes antes había cruzado hacia la mencionada estación de servicio.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico