Para no volver a ser la "capital nacional de la desocupación"

El punto cúlmine de la movilización de ayer fue la entrega al obispo Joaquín Gimeno Lahoz de un escrito de cinco carillas mediante el que solicitan la intermediación de la Iglesia para convocar a la mesa de diálogo hidrocarburífera "que nos mantenga lejos de la libertad de mercado que convierte a los trabajadores y a sus familias en la variable de ajuste, en nombre de la competitividad" y que se asuman los compromisos necesarios para garantizar y optimizar el desarrollo sustentable con inclusión social en las cuencas petroleras.

“Nos movilizamos en paz, guiados por el mandamiento de nuestra santa Navidad y requiriendo la bendición para que nuestros planteos sean escuchados, atendidos y consensuados en la mesa del dialogo y del consenso que reclama permanentemente nuestro Papa Francisco”.
Así comienza el escrito, que con un repaso de los últimos acuerdos que giraron en torno a la industria y el pedido puntual de intervención al Obispado, los petroleros entregaron ayer.
“Actualmente nos encontramos en una situación realmente preocupante ante el agravamiento de la crisis internacional del petróleo, la quita de subsidios del gas y la electricidad y dentro de tres días, con el vencimiento de los incentivos que sostuvieron nuestra actividad en 2015. Hace un año, el 23-12-14 con barril a 53 dólares la Nación, provincias productoras, operadoras, refinadoras y sindicatos rubricaron el acta de precio interno del crudo Medanito (Neuquén) a 77 dólares y Escalante en 67 dólares, más incentivos”, recordaron.
“El 20 de enero de 2015, todas las partes, incluido el actual ministro de Energía de la Nación, Juan José Aranguren (Shell), firmaron el acta de paz social asumiendo la obligación de preservar inversión, empleo y sostenimiento de 129 equipos perforadores en todo el país. El 3 de febrero de 2015 la comisión de planificación y coordinación estratégica del plan nacional de inversiones hidrocarburíferas dio a conocer la resolución 14/2015 que estableció el programa de estímulo a la producción de petróleo crudo tendrá vigencia desde el 1 de enero de 2015 hasta el 31 de diciembre de 2015, pudiendo ser prorrogado por 12 meses”, acotaron.
“Con la Ley Corta de hidrocarburos, con la Ley de Soberanía Hidrocarburífera con las prórrogas de concesiones, las adecuaciones que se acordaron con PAE, LLC y CAPSA, y los acuerdos de precio interno, incentivos y el acuerdo de paz social, hemos logrado preservar los niveles de actividad que en el año 2015 significaron el sostenimiento de 30.000 puestos de trabajo”, indicaron.
También advirtieron que “la cotización actual de 37 dólares deriva en una preocupante situación laboral para la región, se plantea la situación de cada operadora puntual con la disminución de sus actividades y la cantidad de trabajadores afectados, contabilizando a PAE como la de mayor influencia con 1.400 trabajadores, seguido de Tecpetrol con otras 200; YPF, cuya reducción de actividad determinó otorgar vacaciones a 400 trabajadores, Enap Sipetrol que demora la activación de un equipo perforador poniendo en riesgo 300 puestos de trabajo directo e indirecto; SP Argentina, que no puede garantizar el aguinaldo y mes de diciembre a 600 trabajadores, sumando otros 150 despedidos en las pymes regionales”.
El texto continúa: “el presidente de la Nación, Mauricio Macri, se demora y no define el futuro de nuestra actividad y, a través de decretos, avanza con reglas claras de libertad de mercado”, enumerando en tal sentido la “liberación del cepo cambiario-devaluación; eliminación de las retenciones a los sectores del campo; eliminación de los subsidios de electricidad y gas; libre exportación e importación de divisas; aumento de combustibles”.
Por eso, “no pensamos volver a los tiempos de la libertad de mercado que transformó a Comodoro Rivadavia en la capital nacional de la desocupación y a los trabajadores y sus familias en las variables de ajuste en nombre de la competitividad”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico