Teme por la integridad de sus sobrinas

Mariana Llancamil tiene la tenencia de Maite y Guadalupe Llancamil y denuncia que el viernes su hermano, Darío Llancamil, y su cuñada, Verónica Catanesi, se llevaron a las niñas sin su autorización. Dijo que los padres de las pequeñas mantienen "una relación enfermiza" y teme por la integridad de sus sobrinas. La División de Búsqueda de Personas se encuentra trabajando en el caso.

Mariana Llancamil cuenta con la tenencia provisoria de sus sobrinas Maite (1) y Guadalupe Llancamil (2), ya que "las tengo a cargo por la violencia familiar que existe entre sus padres (Darío Llancamil y Verónica Catanesi)”.
Denunció que "la madre atentó tres veces contra la integridad física y psicológica de las nenas. Una de ellas fue cuando nació Maite y con 20 días se escapó a Buenos Aires. A los tres meses se le mandó pasajes para que vuelva y las nenas volvieron al borde la desnutrición, sin vacunas. La más chica no tenía ni la primera vacuna. La segunda vez fue cuando se peleaban con mi hermano y con una botella ella lo quiso cortar y luego aparece a las 3 en Kilómetro 14 (la casa de Darío), le rompe los vidrios y denuncia que nosotros le queríamos secuestrar a las nenas cuando hay mensajes de que se iba y pedía que cuide a las nenas".
Finalmente, "por el último atentado la justicia decide sacárselas y entregármelas a mí. Fue cuando mi hermano defiende a una de las hijas de ellas porque le estaba dando la cabeza contra la pared. Entonces él la agarra a ella y le da contra la pared, y le sale sangre por la nariz. Esa sangre se la pasa por la cara a mis sobrinas".
Cuando ello ocurrió, las pequeñas tenían 6 meses y 1,3 año. Fue allí cuando llegaron a su casa.

ENFERMIZA RELACION
"En su momento la tenencia estaba en mi casa porque el padre trabajaba en YPF. Hacía 6x12 y las nenas se criaron con nosotros. En un lapso se volvieron a arreglar, pero volvieron las peleas. Yo me metí y les dije: 'o se ponen las pilas, o les quito las nenas'. El arregló, duró dos meses. El 18 de abril me llama ella que quería hablar conmigo porque mi hermano la había violado y yo le dije: 'anda a hacer la denuncia'. Desde ese entonces no vieron a sus hijas. Al mes estaban juntos de nuevo en un viaje a Trelew. Tienen una relación enfermiza, por eso la justicia decidió darme la tenencia provisoria", contó la mujer.
Mariana explicó que la primera tenencia provisoria de las nenas comenzó en febrero por un lapso de 90 días que luego se extendió a 120 días más hasta la última, en setiembre, cuando la justicia le otorgó la tenencia por 9 meses.
La denunciante señaló que “los abogados realizaron un acuerdo que establecía que si ella venía desde Buenos Aires podían pasar un día de las fiestas juntos. La madre vino el 24 (martes) y se las podía llevar el viernes 30 desde las 10 hasta las 16 para almorzar. Mi hermano me pide los documentos para hacer el trámite de la obra social y yo se los di junto con la credencial".
Fue entonces cuando comenzó su angustia. "Yo comienzo a llamarlos a las 16:30 y no me atienden. Mandaban mensajes en los que decía ‘ahora voy; estoy acá; estoy allá; no me jodas’. Estuvieron así hasta la 1. Entonces decido ir hasta la casa de mi hermano en Kilómetro 14 y me encuentro todo cerrado con candado y una luz prendida en el fondo de la cocina y una ventana abierta. No había nadie. Vuelvo y me voy a la (Seccional) Tercera; consulto los pasos a seguir porque la madre vive en el camino Roque González. Entonces, me acompañan los patrulleros y empezamos a hacer el recorrido y no la encontramos”, detalló.
Mariana destacó que durante la jornada de ayer continuaron con la búsqueda. "Llamo a la madrina porque uno de los mensajes decía que estaban ahí y me dice: 'dame un segundo que la llamo', y me comunica que a las nenas las estaban llevando a Buenos Aires. La madre de ella (Verónica) tiene familia en Florencia Varela y ella es persona de la noche, trabajaba en el Bagatelle, estuvo en el Venus, en Casablanca”, aseguró.
Mariana consideró que desde entonces no han tenido noticias de sus sobrinas y que todo lo que saben son solo suposiciones, pero ninguna certeza. La denuncia ya está radica y la División Búsqueda de Personas de Comodoro Rivadavia comenzó a investigar.
"Tiraron los chips; se contacta vía Facebook con sus amigos pero los había desactivado. Hoy (por ayer) estaban reactivos y les mandé mensaje para que 'recapaciten; que lo hagan por las nenas'. No me queda otra que esperar que los irresponsables recapaciten y traigan a las nenas. Guadalupe está con tratamientos de vitaminas. Mañana (por hoy) tenía control con el pediatra. La nena usa lentes permanentes y tampoco los llevaron. No están capacitados para llevarse a las nenas. El hecho de llevárselas da un ejemplo de lo enfermos que están”, concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico