A Juvenal Velázquez le revocaron la pena en suspenso y deberá cumplir prisión efectiva

Se trata del empleado de la Secretaría de Seguridad que había recibido una pena de 3 años de prisión en suspenso por el homicidio culposo de un hombre al que en 2014 atropelló con una camioneta de ese organismo municipal. La condena también le imponía la inhabilitación para conducir vehículos, pero violó esa prohibición y recibió otra condena de 3 meses de prisión de cumplimiento efectivo. Así, a partir de dicho quebrantamiento y la unificación de penas, la jueza Mónica García le impuso ayer tres años de prisión de cumplimiento efectivo y 6 años de inhabilitación para conducir. Por el momento permanecerá libre hasta que la condena quede firme, luego de pasar por las instancias de apelación y se fije una plaza para él en un recinto penitenciario. La jueza consideró que no es necesario su arresto domiciliario ya que siempre se presentó a las audiencias y no existe peligro de fuga.

La jueza penal Mónica García dio a conocer ayer su resolución respecto a la unificación de penas de Juvenal “Maga” Velázquez. Dio lugar al pedido de la Fiscalía de que el imputado cumpla una condena de prisión efectiva, al tiempo que rechazó el planteo de la defensa quien requirió que se desestimara la unificación de penas alegando un vencimiento de plazos.

En la audiencia desarrollada ayer, el Ministerio Público Fiscal estuvo representado por la funcionaria Natalia Gómez, en lugar de la fiscal Camila Banfi, quien asistió a la primera audiencia del 14 de febrero último, mientras que la defensa de Velázquez fue ejercida por el abogado particular Daniel Fuentes.

En un primer momento la jueza de ejecución se refirió a lo solicitado por la fiscal Banfi en la audiencia anterior, es decir que se le unifiquen las dos sentencias condenatorias que tiene Velázquez.

Inicialmente, a través de un juicio abreviado, había sido condenado a 3 años de prisión en suspenso más 6 años de inhabilitación para conducir vehículos por el homicidio culposo de Angel Domínguez, ocurrido durante la madrugada del 18 de mayo de 2014.

Ese homicidio culposo se produjo frente a un boliche de la calle San Martín. Velázquez conducía una camioneta de la Secretaría de Seguridad –área municipal para la que trabajaba- y terminó atropellando a Domínguez, quien acababa de salir de ese local bailable y protagonizaba una pelea en la calle con otro hombre. Cuando Domínguez cayó al suelo fue arrollado por el vehículo municipal.

Pese a la inhabilitación para conducir vehículos, al Justicia comprobó que Velázquez quebrantó esa prohibición, por lo que el juez Alejandro Soñis lo condenó a una pena adicional de 3 meses de prisión de cumplimiento efectivo.

De ese modo, la fiscal Banfi solicitó que se unificaran ambas condenas en la pena única de 3 años y 3 meses de prisión efectivos y que mientras quede firme la condena, el imputado cumpla arresto domiciliario.

En contraposición la defensa solicitó en la audiencia del 14 de febrero que se declarara prescripta la condena y que la fiscalía debió pedir la revocación de las penas y unificación dentro de los plazos establecidos. Fuentes mencionó además un perjuicio en la salud de su cliente.

SIN ARRESTO DOMICILIARIO

La jueza de ejecución entendió que la prescripción en el caso de la primera condena por homicidio culposo, no se aplica en este caso. “Mal puede prescribir una pena que nunca empezó a cumplirse. Velázquez comete un nuevo delito cuando no se encontraba agotada la condena. Esta comisión de un nuevo delito operó en el período ventana, dentro de cuatro años de haber cometido el último delito”, fundamentó.

En cambio, García consideró prescripta la segunda condena, “Hoy se encuentra prescripta la pena, no la sentencia. La sentencia tiene efecto”, aseguró la jueza.

La magistrada también rechazó el arresto domiciliario de Velázquez solicitado por la Fiscalía mientras se designa el recinto penitenciario donde deberá cumplir la pena, ya que siempre se presentó a derecho.

García consideró que no hay peligro de fuga, por lo que le impuso al condenado presentaciones quincenales ante la autoridad judicial, hasta que lo resuelto quede firme. Luego se solicitará plaza y comenzará a cumplir la pena, previo paso por el Cuerpo Médico Forense.

Por último resolvió declarar “no extinguida la sentencia dictada en contra de Velázquez por homicidio culposo, donde se lo condenó a tres años de prisión condicional y a seis años de inhabilitación especial para conducir”. Sí declaró la extinción de la pena de la sentencia de quebrantamiento de pena, de tres meses de prisión efectivos.

De ese modo, revocó la condicionalidad de la pena de la primera sentencia, en razón de haber cometido un nuevo delito en el período de prueba de cuatro años; por lo cual “Velázquez deberá cumplir la pena de tres años de prisión efectivos, más inhabilitación especial para conducir vehículos por seis años”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico