"A Llesona le hicelos mejores goles"

Delio Carrizo recuerda con orgullo sus goles, sobre todo los que le convirtió a Adrián Llesona, uno de los mejores arqueros de la historia del fútbol comodorense y de la región.“A Huracán y Newbery siempre les hice goles. Y sin dudas, al ‘Loco’ Llesona le hice los mejores goles. Por boca de los de Huracán, me enteré que el ‘Loco’ les recriminaba a sus compañeros que no me marcaban y que yo siempre le hacía goles”, evoca, risueño.A cada gol lo comenta con lujo de detalles. “Al ‘Loco’ le hice un gol en Laprida desde la mitad de la cancha, del lado del banco de suplentes. Tomé cinco pasos de carrera y le pegué de lleno, con viento a favor. Voló el ‘Loco’, la alcanzó a rozar y se le metió en el ángulo”, rememora.“¡Y cómo atajaba el ‘Loco’! Una vez lo revolqué tres veces y le metí el gol. ¡Había que revolcarlo, no era cualquiera! Me sale a achicar, engancho para la izquierda, cuando quiero patear ya estaba de vuelta, engancho para la derecha, pasa de largo, vuelvo a enganchar para la izquierda y ‘pum’, adentro al primer palo. Chau, si le das un tiempo más, te la quita, porque encima te va achicando. Terrible”, asegura.En otro partido, siguió los consejos de su técnico Víctor Doria y volvió a vencer a Llesona. “Me dice Doria, ‘yo quiero que patees un tiro libre así’, y patea. Me dice ‘Samienta (arquero de Petroquímica) va a pensar que se la vas a tirar por arriba de la barrera. Samienta se para allá (Delio señala el palo un arquito cercano a donde se desarrolla la entrevista), Doria le pega, Samienta sale para este palo y se la mete en ese palo, en el ángulo. ‘Eso quiero que hagas’, me dice, y yo le contesto ‘sí, claro Víctor, usted la ve fácil’”, evoca con una sonrisa.“Da la casualidad que el domingo tengo un tiro libre desde ahí. Entonces, Doria me pega el grito desde afuera y me dice ‘¡Delio, acordate!’. Y yo, ‘sí Víctor’. Acomodo la pelota. Veo que el ‘Loco’ se para en el palo donde se había parado Samienta en el entrenamiento, tomo dos pasos de carrera, le doy el chanfle, pega en el palo y se mete, y el ‘Loco’ sale para el otro palo. Yo salgo gritando cerca del ‘Loco’ y me grita ¡hijo de puta, decime dónde me paro la próxima vez!’”, recuerda entre carcajadas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico