A Pulley le hacían llegar sobres con Vía Cargo

Se desarrolló este jueves una nueva audiencia por el juicio que investiga la facilitación de la prostitución y otros delitos ocurridos entre 2014 y 2015 en un departamento VIP del centro. Los jueces rechazaron la solicitud fiscal de suspender el debate.

El juicio por la escandalosa causa por presunta prostitución en el departamento VIP de la calle Francia al 500 -y otros delitos- tiene como imputados al excomisario Alejandro Pulley, quien cobraría dadivas para dejar ejercer esos servicios sexuales y brindaría protección policial al lugar; y a Guillermina Ferreira Almada y Juan Cuellar Gamboa, quienes regenteaban el VIP.

Ante la imposibilidad de prestar testimonio de una de las licenciadas que efectuó un informe del Programa de Rescate de Trata de Personas vinculado al mencionado VIP, el fiscal Martín Cárcamo solicitó la incorporación por lectura de dicha prueba y subsidiariamente la suspensión del juicio.

Los tres defensores, María Cristina Sadino (asiste a Cuellar Gamboa), Daniel Fuentes (representa a Pulley) y Vanesa Vera (patrocina a Ferreira Almada), se opusieron a la incorporación por lectura de ese informe, debido a que “es sumamente importante para la defensa poder interrogar a las testigos”.

El tribunal –compuesto por los jueces Mónica García, María Laura Martini y Jorge Odorisio- resolvió por unanimidad no hacer lugar a la incorporación por lectura del informe de la testigo. Tampoco autorizó suspender el debate.

De esa manera, el juicio continúa este viernes con la declaración de los primeros tres testigos de la causa. Hay que recordar que una de las principales personas que denunció los delitos que se investigan es un integrante de la fuerza policial, quien tendrá que confirmar su denuncia.

CINCO MUJERES

Los delitos que se juzgan ocurrieron entre el 15 de septiembre de 2014 y el 2 de julio de 2016 en un mencionado departamento VIP que era propiedad de la pareja de extranjeros. Según la acusación fiscal, eran al menos 5 mujeres las que ejercerían la prostitución en esa vivienda.

La investigación sostiene que el dinero percibido de esa actividad era abonado a Ferreira Almada, en tanto Cuellar Gamboa brindaba la seguridad interna en el VIP. El excomisario Pulley era entonces el jefe de la Seccional Primera y en tal condición estableció vinculación personal con la pareja a pesar de tener conocimiento de la actividad ilícita que realizaban en ese lugar.

Según la investigación del fiscal, desde el 28 de agosto de 2014 y hasta el 28 de agosto de 2015, Pulley “aceptó los ofrecimientos de dineros o dádivas formulados por Ferreira Almada y Cuellar Gamboa para omitir los controles al lugar, brindar protección policial y asesorar en la empresa criminal”.

El dinero era entregado por la mujer, quien lo hacía a través de la empresa Vía Cargo. Y hay que recordar que en la misma causa se investigó a los entonces integrantes de la secretaría municipal de Seguridad: Antonio Zúñiga, Andrés Juvenal Velázquez y Víctor Barrientos. Ellos serán enjuiciados por separado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico