Acusan al intendente de Las Heras de intentar impedir una auditoría del Tribunal de Cuentas

Otro escándalo institucional estalló en la localidad de Las Heras cuyo municipio es gobernado por el intendente José Carambia. El lunes no solo volvió a impedir que el Tribunal Cuentas de la Provincia realizara una auditoría de los movimientos contables de la comuna, sino que además ordenó al personal de Tránsito que controlara la documentación del vehículo utilitario de los inspectores que arribaron desde Río Gallegos, el cual finalmente fue secuestrado por estar "flojo de papeles".

Caleta Olivia (agencia)

José María Carambia había cobrado notoriedad pública nacional cuando a partir del mes de marzo de este año comenzó a cobrar un impuesto que denominó “Para Vivir Mejor”, lema que identifica a las fuerza políticas santacruceñas que responden al macrismo.

El funcionario se apresuró a aclarar que no era un impuesto sino una tasa, pero más allá de la diferencia conceptual no hubo contemplación para los contribuyentes que en principio pensaron que solo se trataba de un pago anual, pero luego constataron que la contribución era mensual.

Ahora el jefe comunal, hermano del diputado nacional del mismo signo político (Antonio Carambia), volvió a ser el principal protagonista de otro polémico caso, mucho más delicado.

El mismo comenzó a gestarse el año pasado, pero cobró mayor cuerpo hace pocas semanas, precisamente el 23 de abril, cuando una comisión del Tribunal de Cuentas que había anunciado con anticipación su visita, no pudo realizar su trabajo de auditoría porque el edificio central de la comuna estaba cerrado.

Sugestivamente, Carambia hizo colocar carteles por los cuales anunciaba que ese lunes había asueto para los empleados por disposición del Decreto 80/2018 y por lo tanto no se atendía al público.

MAS CLARO IMPOSIBLE

La solapada evasiva se hizo más evidente al día siguiente cuando se enteraron por un mensaje de texto que les envió la secretaria de Hacienda, Natalia Crncovic, que los equipos informáticos de esa cartera acusaban desperfectos y por lo tanto “nadie va a trabajar”, tras lo cual el “asueto” se extendió hasta el jueves 26 de abril.

El jefe de auditores labró un acta de rigor y más tarde se supo que el Tribunal de Cuentas dispuso imponer una multa de 15 mil pesos al intendente, a la secretaria de Hacienda y a un contador, debido a sus conductas.

Les atribuyó haber vulnerado una ley provincial por la cual se establece que “todos los funcionarios y magistrados están obligados a suministrar al Tribunal dentro de los plazos que él señale, los informes, antecedentes, documentos originales o copias autenticadas, y comprobantes que solicitare”.

Paralelamente el organismo provincial ordenó que se realizara una nueva auditoría en el mes de mayo, la cual se trató de concretar el lunes de esta semana, pero nuevamente el intendente no dejó ingresar a los inspectores al edificio comunal.

QUEDARON DE A PIE

Por si esto fuera poco, ordenó al departamento de Tránsito requerir la documentación del vehículo utilitario en el que habían llegado desde Río Gallegos alrededor de siete inspectores.

Fue así que se detectó que el rodado estaba “flojo de papeles” y consecuentemente el municipio procedió a secuestrarlo, trasladándolo hasta un corralón luego de subirlo a un camión.

Los funcionarios provinciales, todo ellos luciendo trajes, tuvieron que bajarse y se dirigieron a pie hasta el Juzgado de Paz para radicar una denuncia, dejando sentado ese hecho y la actitud de Carambia de trabar su tarea específica.

A todo esto resulta impredecible establecer en qué puede derivar este virtual “conflicto de poderes” que tiene evidentes connotaciones políticas y Las Heras parece haberse convertido en un laboratorio de ensayo.

Voceros del jefe comunal argumentan que resulta incongruente que durante los ocho años en los que el kirchnerismo gobernó ese municipio, a través de Teodoro Camino, el Tribunal de Cuentas no realizó ni una sola auditoría, pero ahora parece muy interesado en “meter las narices” para revisar los papeles contables de la comuna.

Desde el ámbito provincial ningún funcionario del Ejecutivo se expidió al respecto, pero se dejó deslizar una fuerte crítica a Carambia por trabar la fiscalización de la contabilidad pública, sospechando que hay cuestiones oscuras.

A modo de ejemplo, las fuentes señalan que se quiere conocer qué partidas utilizó el intendente para pagar en febrero de 2017 una suma de 1,3 millones de pesos al diario Clarín por una página de publicidad a través de la cual le agradecía al presidente Mauricio Macri algunas ayudas que el gobierno nacional había brindado a Las Heras.

Por otra parte, el diario Tiempo Sur recordó que en septiembre de ese mismo año el nombre de Carambia estuvo en una lista de intendentes que realizaron negocios poco claros con la venta de terrenos fiscales a empresarios chinos, siendo los restantes Facundo Prades (Caleta Olivia) y Omar Fernández (Pico Truncado).

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico